CULATA DE MADERA

Imagen de johnny

El título completo de este post, que augura calamidades y desgracias para el cronista es: "Culata de madera o el intento de hacer una máquina copiadora y no acabar enloqueciendo".

Bien, tengo por ahí uno de esos “souvenirs” para los “guiris” que aparenta ser una pistola de avancarga del tiempo de los piratas y se me ha pasado por la cabeza hacer un proyecto de cambiarle la actual culata de plástco por una de madera para que luzca más.

Antes de empezar, he de aclarar algunas cosas, para que no se me echen los leones encima.

En primer lugar, es posible por varias circunstancias que este proyecto, aún en mi mente, no termine nunca de concretarse en una realidad visible y palpable por varios motivos que intentaré exponer.

Así que puede que transcurran días, semanas o meses antes de presentar una novedad en el post, sin embargo, os prometo que haré todo lo que esté en mis manos para finalizarlo y mostrar mi trabajo aún que el resultado sea un bricodesastre impresentable.

Como siempre, puntualizar que yo no soy ningún “manitas”, al contrario, soy más bien un negado para algunas manualidades, las que se denominan actualmente como "bricolage", por lo tanto, sin duda algunos optarían por otras alternativas, en vez de las presentadas por mi, en los distintos procesos de la construcción.

Muchas son las dudas casi existenciales, sobré qué camino tomar y tras la marcha iré improvisando, temiendo que un error o una decisión mal tomada me lleve a un callejón sin salida. Mi decisión es hacerlo todo con el mínimo esfuerzo, al menor coste posible, con lo cual, tendré que hacer muchas visitas por las chatarrerías municipales en busca de material aprovechable para mi proyecto.

Hace tiempo que estaba barrinando cómo hacer una reproducción de un objeto de madera, pero este ahelo fue abandonado por tres motivos, uno era, tal como he dicho antes, la nula capacidad por mi parte con el trabajo manual, no tengo habilidad ni paciencia para crear algo con una gubia y un formón y que no acabe siendo un churro plateresco o tener que decir aquella frase tan famosa : "Cualquier parecido con la realidad es puta coincidencia".

Otro motivo, es la escasez de herramientas. No soy un bricomaníaco sexual que en su casa acapara todas las herramientas de una ferretería. Apenas tengo lo básico para el bricolage del hogar, para cambiar un enchufe o colgar un cuadro en la pared, mis joyas son un taladro, una sierra de calar, destornilladores, alicates, amén de otras minucias irrelevantes.

En cuanto al sitio para trabajar, eso si, tengo la suerte de tener un pequeño sótano, antaño dedicado a cosas inconfesables y un par de terracitas, donde en verano les saco el mayor provecho posible, tomándome una pequeña cena con los amigos o un wishky bajo el cielo nocturno.

IMAGE(http://i.imgur.com/uyUZcsx.jpg)

Por último, sin duda, está el factor económico, que es determinante en estos tiempos que corren y más cuando los “números del hogar” o sea, la economía hogareña está supervisada por la parienta que como inspectora de hacienda no tiene parangón.

Así que, a la parienta, por supuesto no hay que decirle nada, si no queremos tener problemas y ser el objetivo de su hacendoso fisgoneo. Las parientas, por regla general, no se ocupan del bricolage casero, son negadas a los temas afines a la mecánica, la fontanería o la electricidad, así que cuando te toca arreglar un desaguisado casero, se ponen a tu lado, no para aprender, ni para ayudar, sinó para curiosear y esperar el eminente desastre, para criticarte en todo lo posible con escarnio y premeditación.

IMAGE(http://i.imgur.com/93W8hhP.jpg)

Una advertencia, debido a la acumulación de material, a las horas que pasarás a solas encerrado en tu “taller”, al ruido estrepitoso, a la cantidad de polvo y mierda que harás, no podrás ocultar tu obra de la aguda mirada de la parienta, e inevitablemente empezarán sus incisivas preguntas sobre tu “trabajo”. No te pongas nervioso, aguanta el envite del Miura, sobre todo cálmala y réstale importancia a lo que estás haciendo.

IMAGE(http://i.imgur.com/PFR0M92.jpg)

Saludos.

Forums:
Imagen de Abash

Querido Jhonny te ahogas en un baso de agua. O mejor dicho en un chupito de agua.
No te hace falta tener una ferretería completa en tu mazmorra.
Antiguamente tenían tornos y fresadoras? taladros eléctricos? sierras de calar?
Solo te hacen falta tres cosas. Ingenio, manos, y que tu parienta no se acerque por si las moscas. No sea que por descuido (o no) se lleve un lamentable golpe inesperado.

Por otro lado, yo e tallado hasta cascos de barcos usando únicamente una navaja y un cacho de lija, y eso sin tener como me a parecido a mi que tienes, un objeto para poder comparar dimensiones.
No estaría de mas que nos pudieras mostrar alguna fotografía del objeto que te trae de cabeza (no de tu parienta) para que te pudiéramos dar una orientación (no sexual) sobre como podrías proceder al arte milenario de usar el ingenio para dar forma a eso que te trae de cabeza.

Por cierto, quisiera decirte también, que tengas cuidado al referirte a la parte contraria del contrato, ya que suelen ser muy susceptibles al hecho de hablar sobre las formas y maneras en las que afrontan algunos trabajos hechos por la persona que tienen al lado.
Se cree que ya desde tiempos ancestrales les inculcan desde su mas temprana edad que al tener pareja, y en ciertos momentos discutibles, tienen que soltarnos esta frase muy pero que muy socorrida:
Si ya te lo decía yo...
Sobre todo, y tal y como bien nos comentas, esperan siempre al momento exacto cual guepardo acechando una gacela.
Recuerda que son como nuestras madres, que hicieras lo que hicieras, por mucho que lo ocultaras, al llegar a casa te esperaba esa mirada felina que ya tenia conocimiento de los hechos.

Mas miedo que al trabajo le tendrás que tener a las miradas indiscretas que aun estando de espalda sientes en la nuca.

IMAGE(http://steamsignature.com/card/0/76561197972713985.png)

Imagen de johnny

Tienes toda la razón del mundo, Abash. En estas cuestiones del bricolage, soy un negado. Supongo que será cuestión de algún trauma infantil, como siempre. Recuerdo que durante mi infancia, en el “Kinder Garden” ya me lo pasaba mal con los lápices de colores, hacía un dibujo de una casita en el campo y al pintar todo sólo hacía rallas con los colores, no tenía paciencia para difuminarlos, lo encontraba una estupidez. El abuelo en su infancia, tenía la sensación de ser una persona mayor y todo ello era para mi, una verdadera pérdida de tiempo.

Fue mi santa madre, la que con su infinita paciencia me enseñó las letras, los números, a leer, a escribir, y las matemáticas básicas de sumar, restar, etc, etc. Pero, las manualidades, nada de nada, como mucho, hacía casitas de los Picapiedra con una taza de plástico y arena húmeda en la playa.

Un día, descubrí las fichas del Dominó que jugaban mis padres con sus amigos y me dediqué a hacer construcciones con ellas, hacía casas, pirámides, garajes, tumbas. A la semana siguiente
mis padres me regalaron un juego de construcciones de madera y durante toda mi infancia me gustó ese tipo de juegos, amén de los ejércitos de soldados, camiones, tanques y cañones que tenía.

Así pués, no te extrañe que me ahogue en un vaso de chupito. Este proyecto que tengo en mente, es para mi, algo extraordinario y difícil. Sólo mi amor propio, ha hecho que no lo dejara correr. Es por eso que cuando veo que personas como tu o Brigada, se ponen a hacer barcos de madera, me quedo alucinado y maravillado del trabajo realizado, una auténtica obra de arte.

Pero, como diría Chiquito de la Calzada: “Al ataqueee”.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)