EL NUEVO PASO

Imagen de johnny

Ha pasado la Semana Santa, y por aquí apenas se ha notado, nada que resaltar, tal vez, lo más notorio era el nuevo "paso procesional", la policía, de a tres en cuña, con sus cetros repujados Heckler Koch G36C, poco fiables en realidad, pero llamativos como los elegantes báculos de los cofrades procesionales.

El G36, de configuración convencional usa un sistema de automatismo también clásico, dispara munición OTAN de 5,56 mm desde cargadores estándar (con un adaptador) y hace un extenso uso de plásticos (poliamida con fibra de carbono) y materiales ligeros en su construcción para reducir el peso, supera de poco los 3,6 kilos.

Cada fusil asciende a 1.750 euros, a los que hay que sumar 36 euros del cargador de 30 cartuchos; 818 euros de un visor de punto rojo; una linterna de 189 euros; 110 euros por una empuñadora y 62,50 euros por una pinza para unir más cargadores. Ya se sabe con los alemanes, es como con los coches que venden, te lo dan "pelao", luego que si las alfombrillas, que si el gps, que si la radio, etc, etc, todo lo pagas aparte. Lo mejor es comprarse un coche japonés, que te lo dan todo, con las grácias incluidas y garantía de cinco años. Plan "Gaijin, too pa ti".

Aunque muy usado en misiones de paz, el fusil de asalto alemán no había pasado una prueba de fuego de combate real hasta que desplegaron soldados en Afganistán. En un incidente en 2010 a las afueras de la ciudad afgana de Kunduz, un grupo de paracaidistas alemanes fue emboscado por fuerzas talibanes y se vio forzado a una confusa batalla de más de nueve horas de duración.

En el curso de ese combate los paracaidistas descubrieron que sus fusiles se recalentaban (algo que ya era conocido) y perdían sustancialmente la precisión en el disparo: en pruebas posteriores se descubrió que disparando tan solo dos cargadores (60 balas), el recalentamiento del cañón provocaba desvíos de hasta 50 cm a 200 metros, o de hasta seis metros a distancias de 500 metros. Los paracaidistas tuvieron que abandonar varias armas y acabaron perdiendo tres hombres, y el incidente generó una intensa polémica en Alemania.

Tras muchas acusaciones y excusas, el ministerio de Defensa alemán anunció oficialmente que se inicia el proceso para buscar un reemplazo al G36, que no podrá ser una versión mejorada sino un nuevo diseño. Está por ver si la imagen de Heckler&Koch consigue recuperarse del problema.
Mientras tanto, vendo el stock sobrante, "mierdabuten für Freunde Kameraden" y aquí no pasa nada, "Jawohl mein Führer".

Ahora, también de la mano de Heckler Koch aparece el HK433 HK, en calibre estándar de la OTAN de 5.56 x 45 mm. Parecido a su sucesor del G36. Todo son alabanzas y buena nuevas, pero aún no ha sido probado en el campo de batalla. ¿Quién será el primero en descubrir lo malo y lo feo?. Por el momento, la culata ergonómicamente plegable y ajustable en altura con reposacabezas regulable en altura es gratuita, !Alabado sea Dios, por fin los germanos se han estirado un poco!!.
Regalan las alfombrillas!! ¿Será para calmar ánimos de la gran Kothaufen de la G36 anterior?.

Saludos

Forums: