CALIBRE

Imagen de johnny

IMAGE(http://k007.kiwi6.com/hotlink/m2vz0ya32g/vpop.jpg)

Hoy os hablaré del calibre de una bala, no del calibre de un arma.
El calibre es una unidad de medida relacionada con el tamaño de una bala. En concreto, lo que se describe es el diámetro de la bala (no de su cartucho que es ligeramente superior) y esta medida se expresa en dos sistemas distintos, el sistema métrico decimal en milímetros o el sistema anglosajón de unidades en pulgadas.

Existen ciertas discrepancias entre los sistemas de Estados Unidos y del Reino Unido (donde se llama el sistema imperial) pero en nuestro caso, gracias a Dios no existirá ninguna diferencia.

Como anécdota, si quieres beber una cerveza, bébetela en el Reino Unido y no en los Estados Unidos. La “pinta” (que es una medida de volumen) de cerveza en los Estado Unidos, corresponde a 550,61 ml, mientras que en el Reino Unido, la “pinta” son 568,26 ml, es decir en Londres te beberás 17,65 ml de más, es decir más de media lata de cerveza de 33 ml española.
Y lo mismo para la gasolina, un “galón” estadounidense no es igual al “galón” británico.

En la medida del sistema métrico decimal, la cosa es simple, se ponen los milímetros de diámetro, por ejemplo 9 mm. Mientras que en la medida anglosajona (sobre todo en la americana) la medida se puede expresar de formas distintas, por ejemplo 0.22 que es veintidós centésimas de pulgada (22 / 100) -nótese que los decimales van separados por un punto y no por una coma, como aquí en Europa - También lo podemos ver de esta otra forma, sin el cero, .22 Del mismo modo, un 0,44 es (44/100) de de una pulgada, el calibre 0,50 es media pulgada, y así sucesivamente.

Por otro lado, cuando se habla de calibres de balas, se está hablando de una medida relativa y no de la medida exacta del diámetro de la bala que puede ser ligeramente más pequeña o más grande que el diámetro medido real. Por ejemplo el calibre 0.22 (5.56 mm ) su diámetro real puede variar desde 0,220 a 0,224 pulgadas ( 5.6 a 5.7 ) milímetros. Más aún, una diferencia de tanto como 0,045 (1,15 mm) se produce entre el más pequeño y más grande en las medidas de varios cartuchos designados como "calibre 38".

Hemos de tener en cuenta que los británicos expresan sus cartuchos por su calibre real o nominal, en milésimas de pulgada, seguido del nombre del inventor o fabricante, que bajo patente era su diseñador o propietario. Ejemplo: .505 Gibbs. .280 Rimless.

Antiguamente, cuando las armas eran de pólvora negra y de avancarga (incluidos los revólveres), la cosa era simple, sólo tenías que escoger el tipo de bala más adecuada para el barril de tu arma.
Si tenías un arma del calibre .44, escogías entre los calibres exáctos existentes.
En la actualidad, comercialmente hay cuatro tamaños en ese calibre: .450 .451 .454 .457
Algunos revólveres no aceptan .450 por ser demasiado pequeña, la bola va demasiado holgada dentro de la recámara, otros se niegan categóricamente a entrar por ser demasiado grandes .454 o .457, tenemos que hacer pruebas para saber el tamaño ideal. Por regla general, la ideal sería la .451 o .454.

Con la aparición del cartucho metálico, la cosa se complica. Ahora ya no basta con saber simplemente el calibre de la bala, además hay que conocer otros parámetros que aumentan a medida que avanza la tecnología armamentística.

Un cartucho es un recipiente metálico que contiene la bala o proyectil, la pólvora y el fulminante. Es del tamaño aproximado para aj ustarse a la cámara de ignición de un arma de fuego.

El primitivo cartucho sería perfeccionado hacia 1857 por Horace Smith y Daniel Wesson. Estos dos armeros de Springfield (EE.UU) lanzan al mercado su revólver modelo nº 1 el "Frist Issue Revólver", recalibrado para un nuevo cartucho, el . 22 Short (.22 Corto).

Considerado como el primer cartucho moderno, el .22 Corto, fue desarrollado a partir del cartucho Flobert. Básicamente lo que hicieron los avezados armeros, fue añadir al cartucho una pequeña carga de pólvora negra, que le proporcionó más potencia, y cambiar la forma del proyectil, dándole forma ojival.

La bala seguía siendo de plomo y del mismo diámetro que la vaina, sujetándose a ésta mediante un pequeño pliegue embutido en la base del proyectil y dejando al aire la mayor parte de la misma y su revestimiento lubricante (bala de talón o lubricada exteriormente).
Éste fue el pistoletazo de salida para que multitud de fabricantes se lanzaran hacia la fabricación de cartuchos más grandes y potentes. Los primeros fabricantes de cartuchos tuvieron que inventar métodos para nombrar los distintos modelos ya que no había establecida ninguna convención al repecto.

Una de los primeros cartuchos normalizados fue el rifle de repetición Spencer, que fue nombrado en base a las dimensiones de la cámara y el diámetro del barril: el "cartucho No. 56". El original N º 56 se convirtió en el 0,56-56, lo que indicaba el diámetro de la cámara y del barril 0,56-56 pulgadas.

Otros fabricantes optaron por incluir el peso en granos de la carga de pólvora negra que llevaba el cartucho por ejemplo .45-70-405. ( Diámetro de la cámara 0.45 – Peso pólvora en granos 70 – Diámetro del barril .405)
Con la llegada de la pólvora sin humo, la cosa cambió otra vez y cada fabricante nombró a sus cartucho de forma distinta con el intento de apoderarse del mercado por ejemplo el .22 Long o el .22 Long Rifle (con la bala un poco más larga).

Con el tiempo, en la última parte del siglo XIX. muchos fueron los que normalizaron sus cartuchos nombrándolos por el diámetro del barril y el largo del cartucho separando estas cos medidas por el símbolo (x), el tema empezó en Alemania en 1902 con el famoso cartucho 9×19 mm .
Esto indica que el diámetro del cilindro es de 9 mm y el cartucho es de 19 mm de largo. Del mismo modo, el cartucho sueco 6,5 × 55 es disparado desde un barril de 6,5 mm de diámetro y tiene una longitud caso de 55 mm.

Sin embargo, aún quedan cartuchos con denominaciones no estandarizadas por muchas razones.
Tenemos como ejemplo el .38 Special. que es en realidad 0.357. Así es, el diámetro real del barril (esto determina el calibre) es 0,357 pulgadas. Así que, ¿por qué se llama un 0,38?
Esto es debido a su origen, el .38 Special fue desarrollado a partir del 0.38 Colt corto, cuyos revólveres tenían cámaras de disparo cilíndricas de aproximadamente 0,374 pulgadas (redondeado a 0,38 ) de diámetro. Para compensar la diferencia, la bala tiene un poco de reborde en la parte inferior por lo que es un poco más ancha para que coincida con el diámetro del casquillo.

Ahora muchos se estarán haciendo la pregunta del millón, ¿ Un 0,38 Special cabe en un revólver .357 magnum y viceversa?. !Ni se les ocurra disparar un .357 magnum en un revólver diseñado únicamente para .38 Special.
El cartucho “Magnum” ejerce una excesiva presión por lo que de utilizarlas en un revólver .38 especial podría ser muy peligroso.

Así que como vemos, tenemos también otras denominaciones como el 380 ACP, el .38 Special, el 357 Magnum, el .308 Win, el 44-40 WCF. Apellidos que por regla general nacen en el departamento de márketing como es el caso de los Short Magnum y Ultra Magnum patentados por las firmas Winchester y Remington respectivamente.

Se trata de cartuchos con vainas más cortas y más gruesas que sus homólogos convencionales, aumentando así la capacidad de pólvora del cartucho, y reduciendo la longitud del mismo, dando como resultado potentes cartuchos con menor longitud. Ejemplos de estos son: .300 Winchester Short Magnum , .338 Winchester Short Magnum, 7 mm Winchester Short Magnum , .338 Remington Ultra Magnum, 7 mm Remington Ultra Magnum , .375 Remington Ultra Magnum , etc.

IMAGE(http://k003.kiwi6.com/hotlink/l9kg71h9s4/Bull.jpg)

Saludos.

Forums: