CRONICA

Imagen de johnny

Confesiones de un abuelo

IMAGE(http://img41.imageshack.us/img41/4894/viejopop.jpg)

En sus lozanos años de infancia, al abuelo, los domingos por la mañana, lo sentaban en su sillita de madera, delante del televisor, para que engatusado por la ficticia ilusión animada, que por aquella caja salía, fuera comiendo poco a poco su taza de leche con cereales.

Me recuerdo, sentado, frente aquel mueble, soportando apenas al desesperado Popeye que irracionalmente trataba de salvar a aquella escuchimizada histérica llamada Olivia, de las garras de Brutus. Y digo, irracionalmente, por que nunca entendí cómo le podía gustar chica semejante.

Tampoco se salvaba la cursi Mimí, que le hacía la vida imposible al ratón Mickey con sus estúpidos antojos de niña pija americana.
El abuelo, en su corta edad, ya veía su futuro lleno de traumas sexuales, por culpa de la leche, los cereales, la televisión y la manía de su madre de dejarlo sólo delante de esa nefasta pantalla ...”para que se fuera espabilando”.

La tierna tortura de los dibujitos animados, casi me llevó a la locura hasta que un domingo por la mañana apareció ELLA.

IMAGE(http://img405.imageshack.us/img405/4403/boop9.jpg)

No podía creer que semejante belleza, apareciera de repente de un tintero y me guiñara el ojo con su pícara sonrisa. Betty Boop era su nombre, personaje añorado de dibujos animados que me traspasó el corazón.
Un flechazo a primera vista que derritió la taza, la leche, los cereales y la cuchara.

Desde aquel día, el abuelo fue otro niño.
Descubrió que las mujeres existían. Que iban con vestidos ceñidos que resaltaban aquellas mareantes curvas que nunca se acababan.
Que calzaban tacones altos y lucían unas esbeltas piernas ajamonadas y estaban de “toma pan y aquí moja”.

Por eso, al abuelo siempre le gustaron las “Betty Boops”. Por eso al abuelo siempre gustaron los aviones americanos de la segunda guerra mundial, con sus pin ups sonrientes, pintadas en sus fuselajes.

IMAGE(http://img189.imageshack.us/img189/2506/sentimental20journey20n.jpg)

IMAGE(http://img856.imageshack.us/img856/3208/11455878.jpg)

IMAGE(http://img715.imageshack.us/img715/7461/91110403.jpg)

IMAGE(http://img12.imageshack.us/img12/9097/37480992.jpg)

IMAGE(http://img19.imageshack.us/img19/2861/56795151.jpg)

IMAGE(http://img17.imageshack.us/img17/6118/14119240.jpg)

IMAGE(http://img692.imageshack.us/img692/4774/55783086.jpg)

Saludos

Forums:
Imagen de johnny

Abash, querido amigo, puedes encontrar muchos animales dentro de ti, lo jodido es tenerlo fuera.:lol:

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

RIESGO
A riesgo de hacerme pesado, os quiero hablar un poco más sobre los gatos de Don Benito.
Don Benito y yo, coincidimos viviendo en un mismo barrio pero separados por varias manzanas de distancia. Entre su casa y la mía hay varios jardines particulares y uno público. El jardín público está vallado y en su interior vive un clan de gatos, en un número no inferior de doce o trece.

Este clan, está protegido por el Ayuntamiento a través de una Protectora de Animales que los cuida, les da de comer, les ha construido una caseta y en teoría controla su población demográfica. En mi humilde entender, los de la protectora no se enteran de nada, son cuatro ancianas que cada día llena los botes con agua y pienso para gatos (que se lo come mi perro cuando puede) y no hacen ningún estudio sobre ellos. En la actualidad veo unos tres o cuatro gatos más de unas pocas semanas, por lo que no existe ningún control demográfico sobre ellos y son un escándalo sus gritos amenazadores durante el frío invierno, cuando les da por reproducirse y se pelean entre ellos. Están bien organizados y hay un macho dominante que lleva el cotarro.

Por otra parte, en los jardines particulares hay varios gatos caseros, más domesticados, algunos con collar y nombre, cuyos dueños los dejan sueltos durante el día y ellos mismos se recogen cuando entra la noche. Supongo yo que les entra el hambre y se van a cenar a sus casas. Rara vez veo alguno de éstos por la noche. Suelen ser gatos más bien gordos y lentos a la hora de correr. Prefieren huir corriendo, antes que enfrentarse a un perro. No se si están organizados, pero los veo juntos diariamente.

Bronco y Kafre (Así los llama Don Benito) no pertenecen a ninguno de estos dos clanes. No son de este barrio y por su aspecto diría que son callejeros de nacimiento. Con su aparición, ningún clan está a salvo. Diría que ni Don Benito está a salvo.

Los gatos domesticados abandonan su territorio espantados por la mala leche que gastan los dos, que parece haberse impuesto finalmente. Pero el objetivo de estos dos pájaros es el clan mayor, donde está la comida de la Protectora y las abundantes y gordas hembras.
De ahí toda la maraña, todo el barullo, todo el lío en el barrio, pero doce gatos organizados son muchos gatos, las peleas, los gritos amenazadores, las corridas y las amenazas son constantes.
Empiezan por la tarde y siguen durante buena parte de la noche. Ya ha habido bajas. Un gato joven apareció muerto y otro anda cojo.

Don Benito y yo, hemos hablando mucho sobre esos dos pillastres, hasta les hemos seguido en algunos momentos, quedándonos acojonados ante sus argucias y artimañas empleadas.
He propuesto que el Don, le cambie el nombre a “Bronco”, el gato negro y tuerto, por el de “Napoleón”. Bronco es feroz, rápido, valiente, intrépido, listo, utiliza su pequeño cerebro para analizar la situación y sacar el mejor provecho, no ataca si no lo ve seguro, casi siempre lo hace por la retaguardia y a contraviento.

Kafre, en cambio, es sólo un matón despiadado que aprovecha la confusión para agredir al más débil, al más inseguro o al más pequeño. También es rápido pero no es listo, sólo sabe aprovecharse de las situaciones y de su gran agresividad. Bronco, tiene una gran dosis de determinación, audacia, atrevimiento, afán de riesgo y sentido común por ello yo ya le llamo Napoleón.

Tener esas dos bestias en casa es un peligro para el Don que no se decide qué hacer con ellos. Por un lado les teme pero por otro los admira. Me cuenta que le recuerda a la tropa que mandaba en la Legión Extranjera. Espíritu de camadería pero, no les podía dar la espalda a riesgo de exponerse a una agresión por parte de alguno.

“Don Benito”, le digo “esos gatos acabarán mal y usted corre el riesgo de acabar con la cara cortada, como Al Capone, lo mejor es hacer un pensamiento y quitárselos de encima.”
“Usted, Don Benito, acabará como el Oficial Prichard que perdió un huevo al intentar lidiar con un gato y esos dos son verdaderamente salvajes, si se enfrenta a ellos puede perder los dos huevos”

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LEER
El abuelo aún recuerda cuando empezó a conocer las letras y los números. Fue mi estimada madre quién me los enseñó. También fue ella quién con su enorme paciencia y amor me hacía leer cuentos infantiles en la cama antes de dormir. Eran unos cuentos sencillos con poca letra y mucho dibujo. Mi preferido, Caperucita Roja, de la que un día os contaré su verdadera historia.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c1_zpsp9w0rcw0.jpg)

Recuerdo con cariño, la pizarra metálica en la que mi madre pegaba las letras mayúsculas de plástico, de varios colores y que en la parte de detrás escondían un pequeño imán negro para que se sujetaran. La A,B,C...luego las minúsculas...no entendía porqué eran distintas si se llamaban igual.
Cómo se complican la vida!!. Después los números...para recordarlos, mi madre utilizaba una regla mnemotécnica sencilla: El uno era un señor estirado, el dos un patito, el tres una Betty con un par de buenas...bueno, ya veis de dónde vienen mis traumas de infancia, el tres era mi número preferido.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c2_zpsm7ddwx7h.jpg)

Luego, los llamados “Tebeos” y las bandas o tiras de historietas que venían en el periódico que mi padre compraba los domingos. Pero mi padre. no tardó mucho en introducirme en el mundo de los llamados “Cómics americanos” viciándome con ellos como si fuera un fumador empedernido.
Los domingos por la mañana después del desayuno, mi padre y yo íbamos a la librería de la esquina y mientras él compraba su periódico, yo me entretenía en escoger mi cómic.

Personajes creados para la guerra, animaron mis ganas de lectura con sus victorias sobres las tropas y espías del Sudeste Asiático, la Alemania Nazi o la Rusia Comunista. El Capitán América, un enmascarado armado con un escudo estrellado que hacía estragos entre los malos de Cráneo Rojo. En el barrio, desaparecían las tapas de los cubos de las basuras que me servía de protección contra las pedradas de mis enemigos escolares. Mi infancia fue un tanto bestia, recordad que hacía escasamente diez años que había finalizado la Segunda Guerra Mundial y el ambiente estaba saturado del tema. En Kinder Garden ya repartíamos bofetadas.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c3_zpsra6y7yr2.jpg)

Bueno, no todo eran tiros, también estaba el Pato Donald con su tío Gilito (Uncle Scrooge) un desalmado usurero que poco después, se fue humanizando, pero no era muy divertido.
También estaban los Peanuts que eran unos niños neuróticos y reflexivos junto a un perro no menos neurótico ni menos reflexivo que mostraba un punto de vista psicológico sobre nuestras vidas.
Mafalda, del argentino Quino (Joaquín Lavado) es una derivada inspirada el los “The Peanuts”.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c4_zpsqrotseoj.jpg)

A partir de los años sesenta, apareció “Marvel Cómics Group” con sus super héroes, cuyas características fueron variando con el tiempo, por ejemplo, se le concede hoy una gran importancia a la vida privada del héroe que por otra parte se siente molesto con su superpoder. (Entramos en el mundo de las pscosis y traumas de la vida moderna).
Ese cambio, para los antiguos como yo, es una traición del estilo más puro del héroe americano.
Los Cuatro fantásticos, Hulk, Spiderman, Superman, X-Man, etc, se están amariconando y pierden su fuerza vital hasta acabar en una parodia digna de los Monty Python, se están corvirtiendo en carne de cañon para los psiquiatras.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c5_zpsw5puyzno.jpg)

Supongo que al desaparecer la guerra fría, estos superhéroes perdieron el objetivo por el cual fueron creados, teniendo que pelear en estos días contra auténticos payasos sacados del interior de la mente circense de algún mal guionista peor pagado. Suerte que nos quedan las publicaciones franco-belgas como Tintín, Spirou o Asterix. Para quién le interese, la tendencia actual francesa, está representada por la revista contestatária Hara-Kiri, journal bête et mechant aunque pasan por malos momentos y no se si a estas alturas se continúa publicando.

Recuerdo que cuando llegué a España, descubrí la “Colección de Grandes Aventuras” que tenían unas 20 páginas de forma apaisada, tamaño cuartilla, portada en tricomía y a un precio muy bueno.
(Ben-Hur, Ricardo Corazón de león, Julio Verne, etc)
También descubrí auténticas joyas como Roberto Alcázar y Pedrín, El Guerrero del antifaz, El Capitán Trueno, Hazañas Bélicas, Jabato, Coyote, Flash Gordon (con su novia que era una Betty que estaba de miedo), El Hombre Enmascarado, El Príncipe Valiente, Fantasma con su perro Lobo, Spider (que era un tipo flaco, vestido de oscuro, que pilotaba un extraño aparato cilíndrico y se parecía al Sr. Spoock de Star Trek), Zarpa de acero que se volvía invisible con meter su zarpa en los cables de la luz, El Sargento Furia, Apache, Casco de Acero, así como los entrañables Tio Vivo, Pulgarcito, Tebeo, D.D.T, Can-Can, Pumby.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c6_zpscyhxhcq2.jpg)

Antes, los llamados tebeos o cómics eran algo para los niños, aunque muchos adultos, entre ellos mis padres, no desdeñaban seguir las aventuras de Superman, Batman, el Capitán trueno o cualquier otro personaje que caía en mis manos y cuando la industria tradicional del cómic se dió cuenta de ello, aparecieron los cómics para adultos, tales como Cimoc, Vívora, Makoki, Torpedo, Totem, El Cuervo y otros tantos que guardaba lejos de la mirada de mis padres.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c7_zpsthixomkb.jpg)

En cuanto a lo último del mundillo, ya no tengo edad para ver gilipolleces japonesas llamadas “Mangas”que me aburren, Akira, Dragon Ball, Naruto, One Piece, se los dejo a mi hijo.
Me gusta en la actualidad, Corto Maltés, Porco Rosso...de Mafalda ni me hables.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/c8_zpssrlb1dqh.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

PERROS
Creo recordar que ya os conté algo sobre mis mascotas o animales de compañía. El abuelo, de pequeño tuvo siempre algún animal de compañía a su lado que le animaba y reforzaba su auto estima.
He tenido varios perros, casi todos con el mismo nombre, Mitsi, Boby y Dick. Con esos mismos nombres han pasado unos nueve o diez perros por mi vida. También he tenido un loro, tres jilgueros y dos canarios.

Los primeros perros, tuvieron una alta mortalidad. Vivía en una casa con un amplio jardín donde jugaban los perros libremente pero, la calle era una de las vías de más tránsito de Maracaibo por aquella época, la Avenida Bellavista y cuando se escapaban, morían atropellados por los “carros”, así se les denominaba a los automóviles. Yo mismo estuve a punto de ser atropellado por ir detrás de un Mitsi que se me escapó.

El resultado de toda esas muertes me hizo ver que una mascota es sólo un animal, no una persona.
Y los sentimientos hacia ese animal, los hemos de racionalizar por mal que nos parezca. Si, ya se, nos hacen gran compañía y hasta parece que nos entiendan, son uno más de la familia. ¿Me lo diréis a mi?.

Actualmente tengo un perro llamado Dick. Para mi mujer es casi un hijo y para mi hijo es casi un hermano...para mi es un perro. No se qué pasará el día que la palme. ¿Deberé hacer una esquela y anunciar su muerte a toda mi familia? ¿Deberé de hacerle un funeral y hablar con el cura del pueblo para que diga unas palabras sobre el gran amor cristiano de mi perro?

No es ninguna broma. Mi perro ha tenido siempre un gran amor por todos nosotros, nos acompaña en los momentos más duros...aún que últimamente se nos está revelando a causa de algunos mal entendidos sobre su estatus familiar.

Cuando mi hijo ha estado enfermo, él siempre ha sido quién lo ha acompañado durmiendo toda la noche a sus pies, como si fuera su enfermero particular. Cuando la casa ha estado vacía, él la ha defendido siempre desde su puesto de guardia a dientes y ladridos. Cuando alguien ha estado triste y llorando, él siempre ha venido removiendo su rabo y con sus lametones nos ha secado nuestras lágrimas de cocodrilo. Ha sido y sigue siendo, nuestro amigo, consejero familiar y guardaespaldas.

Pero sigue siendo un perro. En estos momentos estoy enfrascado en un dilema filosófico sobre la existencia del alma en los perros. En cuanto a la de los humanos ya lo tengo claro desde hace años, si bien, a veces me asaltan las dudas cuando contemplo las inhumanas salvajadas que hace. Creo que a algunos les deberíamos de quitar la condición de humanos y rebajarlos a la condición de animales, pero eso sería un gran agravio para los animales.

Retomando el planteamiento filosófico, llego a la triste conclusión, Watson, de que los perros no poseen alma, sencillamente por que su cerebro no está preparado, el problema lo tengo con ciertos primates como los fascinantes bonobos y los orangutanes, aún así, no estoy seguro de que tengan alma.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/METEMA_zpsoknfi1rk.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

SOLUCION FINAL
Finalmente Don Benito tomó la decisión de deshacerse de los dos gatos salvajes que ya le estaban destrozando los muebles de la casa. La inevitable sentencia la tomó al ver la pata de un mueble estilo imperio, destrozada por los arañazos de sus garras. El disgusto fue monumental y cegado por un pronto, tomó el sargento el palo de la escoba que a modo de bayoneta prusiana cargó contra los felinos. Pero pudo más la mala hostia de los feroces e indómitos gatos que la transitoria enajenación de Don Benito que finalmente, después de la lid, se refugió derrotado a su cuarto, acojonado por el cotraataque feroz y sanguinario de las bestias.

El caso está claro, para Don Benito la cuestión es sólo deshacerse del problema, mientras que para los gatos, es una cuestión de vida o muerte. Morir o matar, no hay otra opción.
Los clásicos, Don Benito, los clásicos, hay que leerse a los clásicos...claro, Don Benito nunca fue a la academia, es chusquero y por ello, es derrotado por las fuerzas del mal.... mal educadas, mal alimentadas, mal domesticadas.

Parece ser que el Don llamó a los de la Protectora para que se los llevaran pero, le contestaron que no podían hacerlo por “problemas logísticos” y le insinuaron que fuera él quien los llevara a la Protectora, con lo que el Don le preguntó si los podía llevar su pta madre, con lo que acabó con los oportunos apoyos.

Sitiado, sin refuerzos y acojonado, Don Benito acude a mi como último recurso.

Me niego a usar el arma de destrucción masiva contra esos dos infelices que en el fondo son dos deshechos de nuestra sociedad y prefiero una puerta abierta para la fortuna providencia les guíe en su destino. Don Benito me advierte varias veces que esos no son gatos normales, que están poseídos por una mente diabólica y perversa que los aboca hacia la maldad y la extrema violencia gratuita.

Nos hemos sentado en la mesa para analizar con calma qué estrategia defensiva usan los diestros felinos. Primero hay que conocer al enemigo. ( La mano de Sun Tzu nos guía).
Me explica el Don que siempre los suele acorralar debajo de una cómoda y que le es imposible sacarlos de ahí, también me comenta que algunas veces los ha acorralado en una esquina de la habitación pero cuando los ataca, suelen escapar cada uno por un lado contrario.
Elemental querido Don, eso me recuerda la batalla de las Termópilas y también a las estratajemas de Alejandro que dejaba que el enemigo atacara el centro de sus fuerzas que era el lugar exprofeso más débil para poder envolverlo por los flancos. También sabemos que “Kafre” es el punto débil de la pareja por lo que lo hemos de separar de “Napoleón” ( ex-Bronco ).

Sobre el papel, nuestra estrategia será : Modificar a nuestro favor el terreno obstaculizando los bajos de la cómoda para que no se refugien allí. (grácias Sun Tzu) . Además, nos centraremos primero en “Kafre”, por lo que nuestro primer objetivo será poner cada gato en una habitación distinta (Divide y vencerás, grácias Napoleón) e ir a por el más fácil.( grácias Mao).
Además necesitaremos dos cajas grandes de cartón, dos varas y dos lazos corredores unidos a un palo. Las varas serán para distraer y dirigir los movimientos de los gatos haciéndoles creer que el peligro reside en las varas y no en los lazos. Y por último, que el Don se gaste los cuartos en una suculenta e irresistible lata de sardinas en aceite de oliva virgen.

Empieza el juego, el licántropo se remueve dentro de mis entrañas.
Abrimos la lata de sardinas y las ponemos dentro de un plato sopero. El plato sopero, dentro de una pequeña habitación donde hemos retirado los pocos muebles que contenía. Yo sentado en una silla al lado de la puerta medio abierta y el primero en entrar y que queda aislado ha sido Napoleón. Su atrevida decisión, su audacia le ha traicionado, ha quedado encerrado, solo, con su plato de sardinas.

Ahora a por “Kafre”. Don Benito y yo, nos ponemos uno tras del otro. Uno cubriendo el flanco derecho y el otro el izquierdo, jugando con las varas y los lazos hasta atrapar a “Kafre”. No ha sido tarea fácil, hemos tardado media hora en atraparlo y meterlo dentro de la caja, lazo incluido, sin perder ni un huevo a pesar de los zarpazos y gritos del salvaje poseso.

En cuanto a “Napoleón”, ha sido toda una sorpresa. Lo hemos atrapado casi al instante y no ha dado mucha resistencia. ¿Será por el artazgo de las sardinas? ¿Será por los gritos de “Kafre” que lo ha acojonado?...No, parece ser que el astuto y malicioso Don Benito, le metió una buena dosis de un medicamento para dormir que él usa, a las sabrosas sardinas y “Napoleón” ha quedado K.O.
Bravo, Don Benito!! Tiene usted alma de astuto Borgia renacentista. Yo, rompiéndome el tarro con las estrategias de los clásicos y usted a saco, con puñaladas traperas de sibilino espía vaticano.
En fin, a la caja con él.

Finalmente hemos hecho una donación altruista a la Protectora de Animales del pueblo, de dos auténticas bombas de relogería que les estallará cuando abran las cajas y se enfrenten a dos diablos que se escaparon del infierno. Que malos somos!!

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/gat_zpsljiq9ecw.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LA GRAN EVASIÓN
Hacía varios días que no teníamos noticias ni de “Kafre” ni de “Napoleón”. Don Benito vive en su oasis de paz pastoril, haciendo la siesta en su jardín rodeado por los trinos de alegres pajarillos a los que alimenta con migas de pan y galletas. De fondo, suena música clásica y el tintineo de los cubitos de hielo cuando chocan cotra el vaso de whisky. Don Benito vive como un rey. Cuando sea anciano quiero vivir como él, en un bucólico jardín aislado del mundanal ruido.

Estimulado por una insana curiosidad, volví por la Protectora de Animales, como quien vuelve a la escena del crimen cometido, para saber de la suerte o desgracia de aquellas salvajes bestias que allí dejamos. Lo cierto es que no fui bien recibido por el jovenzuelo que me atendió. Me reconoció rápidamente como uno de los dos “terroristas” que había entregado el nefasto “paquete” en la Protectora.

Intentó sin éxito interrogarme sobre los pormenores y antecedentes de aquellos diablos. El abuelo sabe bien nadar y guardar la ropa, mi actitud psicológica fue la de tomar prestada para la ocasión, la extravagante personalidad de un lelo carcamal. (Ah!! Moriarty, algo aprendí también de ti).

La verdad es que el mozuelo habló por los codos y me contó lo ocurrido. De vez en cuando, paraba su verídico y jugoso relato, mirando extrañado las muecas que yo hacía por el esfuerzo de contección de mi risa alocada. El caso es que abrieron las cajas pensando en encontrar dos lindos gatitos y se enfrentaron a dos encolerizados diablos de Tasmania que lograron escabullirse por el jardín, saltando la tapia como auténticos kinkis escapados de la cárcel. De nada sirvieron los ingentes esfuerzos del estupefacto mozalbete y de una de las habituales viejas voluntarias que por allí estaba en esos horripilantes minutos, más bien la fastidió con su histriónico estado convulso.
Diríamos que en estos momentos los evadidos se encuentran en “busqueda y captura” y en paradero desconocido, para decirlo de un modo policial.

Me fijé que el hablador zagal lucía unas heridas paralelas aún sin cicatrizar sobre su mano izquierda, pero no quise hacer ningún comentario sobre ello. Era obvio que una de las alimañas le había obsequiado con un viaje de ida y vuelta a su descuidada mano. “Da gracias a Dios por no haber perdido un dedo” pensé para mi. También podía haber perdido un ojo o un sagrado huevo y convertirse de la noche a la mañana en eunuco.

Ahora me encuentro en una rara situación. No se si debo decirle a Don Benito la verdad de lo ocurrido y advertirle de la libre circulación de estos dos Hannibal Lecter que posiblemente volverán a su casa o por lo contrario, dejarlo en el desconocimiento de los hechos y no estropearle su evangélica felicidad pastoril. Hace ya algunos días de lo sucedido y la verdad es que no han aparecido, por lo que será mejor no decirle nada al viejo por ahora. Sin embargo, no bajaré la guardia y observaré atentamente los movimientos de los gatos de nuestro barrio por si aparecen en la escena los dos tunantes, ellos me darán la primera señal.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/CENA_zpsyt7epvct.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

PRESENCIA
Esta madrugada a las tres de la mañana, me ha despertado de mi onírico sueño, los aterradores gritos de un colérico gato que más parecía que lo estaban destripando.
Sus endiablados y frenéticos gritos, hubieran sido la perfecta introducción para alguna secuencia de terror ambientada en el distrito de Whitechapel, en Londres, feudo del asesino en serie, Jack el destripador.

La oscuridad y el silencio de la noche se vió súbitamente quebrantada por el vociferante grito endemoniado de un gato que retumbó nuevamente por el silencioso barrio, como trueno anunciador de una terrible tormenta. “Napoleón!!” pensé para mis adentros, “Seguro que es él”.

Salí a la terraza para otear la calle, pero todo estaba oscuro como la boca de un lobo que te acecha en la penumbra del bosque, no obstante enseguida note su presencia. Napoleón andaba por allí, haciendo de las suyas, comiendo los “Friskies”de los demás y de paso intentando cepillarse a alguna gata nocturna despistada. Ojalá que no entre en el jardín de Don Benito, creo que al viejo le daría un ictus isquémico que lo dejaría doblao sobre la hamaca caribeña donde acostumbra echar la siesta.

Será cuestión de hacerle una visita de cortesía a primera hora de la mañana y como quien no quiere la cosa, comentarle lo sucedido en la Protectora de Animales para prevenirle. Seguro que deducirá por sí solo que el mismísimo Satanás ronda ya por los alrededores.

Don Benito me ha entreabierto su puerta y antes de hacerme entrar ha mirado por debajo de mis piernas con ojo avizor como si fuera un diligente aduanero o un resuelto portero de discoteca y con un gesto apremiante me hace entrar rápidamente cerrando la puerta tras de mi.

Me comenta el Don, con el semblante preocupado, que esta noche, alrededor de las tres de la mañana, regresaba a su casa después de una “corrida flamenca” en el garito de la Tere, con cabalgada incluida con la susodicha fulana, que regenta el tugurio.

Al llegar a su casa, abotargado un poco por los efectos de los vapores del alcohol, tardó su tiempo en abrir la puerta. Mientras pugnaba con la cerradura, oyó un espantoso maullido tras de sí que lo dejó helado pese al calor de la noche de verano, haciéndole entrar precipitadamente.
“Seguro que era Napoleón, que me la tiene jurada y ha venido para vengarse, maldito gato, si tuviera mi Mac, le hubiera pegado dos tiros”, declara el Don, empuñando una pistola imaginaria.
No me atrevo alterarlo aún más, confirmando sus sospechas, sino que lo arengo apelando a sus cualidades de aguerrido sargento legionario capaz de capar a un jabalí con sus dientes...ya postizos por la edad pero igual de eficaces.

Lo dejo aparapetado en su casa, confiando en haberle tranquilizado y me dedico el resto de la mañana en dar una vuelta por los jardines, territorio salvaje, pero a Napoleón no se le ve por ninguna parte.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de Abash

No se le ve de momento... Esto huele a venganza y sino tiempo al tiempo.

IMAGE(http://steamsignature.com/card/0/76561197972713985.png)

Imagen de johnny

VENGANZA ANIMAL
Cuanto más me lo pienso creo, Abash, que tienes razón.

Siempre creí que la venganza era un sentimiento exclusivo del patrimonio del hombre. Siempre pensé que los ataques producidos por los animales eran una reacción propia de su miedo o un acto motivado por su instinto de supervivencia pero, cuando profundizas en este tema, te encuentras con actos que van más allá de la simple reacción de la propia defensa, actos que sólo se explican como una reacción de respuesta a una mala acción percibida para producir el mismo dolor que se ha inflingido.

Para que exista un sentimiento de venganza en un animal, se ha de dar una serie de condiciones.
El animal ha debido de sufrir un severo daño, físico o incluso pscológico, que le produzca un insoportable estrés post traumático.
Además, dicho animal ha de poseer una memoria que identifica la persona responsable de su sufrimiento o como mínimo qué tipo de ser o seres ha sido el causante de su mal.
Y el tercer factor determinante de la venganza es la premeditación, es decir, que la reacción del animal no se produce en el mismo instante de su agresión sino, al cabo de un cierto tiempo.
Eso implica una intencionalidad, una acción refexionada, e incluso una inteligencia.

Creo que en ciertos animales sí se dan estas tres circunstancias y por lo tanto tienen capacidad para alojar en su psique el sentimiento de venganza. Me viene a la memoria actos producidos por elefantes, monos, caballos, leones, perros e incluso loros.

En el caso que nos ocupa, “Napoleón” es un gato que parece haber sido maltratado desde pequeño. Desconozco sus antecedentes y las circunstancias de su existencia pero, parece ser que es un gato alfa, un macho dominante que como lobo solitario se ha tenido que espabilar en esta vida.
Hoy en día, la mayoría de gatos nacen bajo el amparo de los seres humanos, por lo menos en nuestra sociedad.

Posiblemente “Napoleón” nació de una gata que convivía en una casa particular y los dueños, por cualquier circunstacia se deshicieron de él trándolo a la basura o Dios sabe dónde.
Tal vez, “Napoleón” tuvo las fuerzas necesarias para sobrevivir en circunstancias extremas, y a lo largo de su vida los encuentros con los humanos no le han sido para nada favorables, por su carácter indómito y agresivo. Tal vez, todo esto ha ido alimentando un sentimiento de odio y recelo hacia nosotros, una ferocidad extrema y posiblemente vengativa. Por eso no se le ve de día, se oculta de su principal enemigo, el hombre, y sale de noche amparado en la oscuridad y las sombras, cuando la mayoría de los humanos duermen.

Creo que será muy difícil dar caza a “Napoleón”, sobre todo ahora en verano cuando la comida es copiosa a causa de los innumerables restaurantes que dejan las bolsas de basura al alcance de sus garras o por los comederos de los gatos “protegidos” por la asociación que rebosan de suculentos “Friskies” en los jardines municipales.
Además la suave temperatura nocturna favorece el deambular por las calles sin tener que pasar incomodidades. En invierno será otra cosa, el hambre, el frío y la lluvia lo debilitaran, su fortaleza disminuirá al encontrarse con menos comida.

Don Benito por su parte, está cerrando su casa a cal y canto. Ha empezado a “bunkerizar” su jardín, que para él es como un tesoro y ha mandado poner alambrada por todo el perímetro de la tapia. El jardín de Don Benito, es como la frontera de Ceuta o Melilla con vallas y alambradas teoricamente inaccesibles.

Le pregunto al viejo dónde colocará la garita de la muerte y si alquilará a algún segurata armado y se me cabrea como un mono advirtiéndome que esto no es un juego. Siente que su vida está en peligro. “No exagere Don Benito, que es sólo un gato” le digo medio riendo. “Te equivocas, Johnny, eso es mucho más que un gato, en la Edad Media ya lo hubieran quemado por ser el mismísimo Satanás”.
Una cosa es sergura, he descubierto que el Don tiene alma de mono, tal vez del género mandril, con muy mala leche y armado con afilados dientes. Veremos quién gana.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ATTACK_zpsb0kpbzv2.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

IMAGE(http://k007.kiwi6.com/hotlink/m2vz0ya32g/vpop.jpg)
EL CAZADOR
He visto a Napoleón!. Pasó delante de mi como un rayo con una paloma viva entre sus fauces. No he tenido tiempo de hacerle una foto con el móvil, que lástima!. Iba el diablo, con la cabeza en alto y una paloma torcaz enganchada en sus colmillos que intentaba librarse de su depredador, aleteando y moviendo las patas.

Curioso... con la abundancia de comida a su entera disposición, va y hace lo más difícil, cazar un ave. Seguramente su instinto de salvaje felino indomesticable le ha llevado a cazar la paloma.
Conociéndolo, estoy seguro que se ha apostado al acecho, encima de un árbol, pacientemente hasta que ha llegado la oportunidad esperada y se ha lanzado desde arriba con bravura y coraje.

Napoleón no es de los que capturan las presas con persecución, a lo loco, esperando que el azar y la fortuna le sonrían, confiando que la presa esté distraida, para llevarse el trofeo por pura chamba. No, Napoleón tiene el instinto asesino de las panteras negras de la selva amazónica, aguarda pacientemente desde lo alto y persevera en su puesto de guardia.

Para que este tipo de caza se produzca, el depredador ha de conocer bien el terreno, escoger la exacta ubicación por donde pasará la presa, conocer el mejor sitio para la emboscada y tener un sentido no sólo del espacio sino también del “tempo”, es decir saber cuál es el mejor momento.
Hay observación e inteligencia detrás de ese acto...y eso me hace pensar que el pobre Don Benito lo tiene crudo si ese animal desea hacerle una visita de cortesía.

Puede más su instinto carnicero que la comodidad ofertada, está acostumbrado a esa vida de pícaro gallofero asilvestrado, a esa loca libertad que da el vivir en la calle, sin amos ni collares, sin certezas ni garantías. Es un gato salvaje, orgulloso y pendenciero, acostumbrado al peligro y a salirse con la suya. Dios sabe qué correrías y aventuras le ha traido a nuestro barrio. Acabe como acabe esa fiera, no dejaré de sentir una cierta admiración por él. El lado oscuro siempre ejerce una cierta fascinación.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/CAZA_zps6zfoh91e.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

DESMAYO
Se lo llevaron de madrugada al hospital, como se llevan a un torero a la enfermería después de la cornada. Entre cuatro subalternos de la Tere se lo llevaron al dispensario comarcal perdiendo el estímulo, el conocimiento y la cartera. Le pasó por encima una rusa con dos pitones de Miura en vez de tetas.

“Don Benito, usted ya no está para esas lides. Me dice el galeno que su corazón ya no está para alegrías y hay que cuidarse, evitar tabacos, alcoholes y sobre todo esfuerzos y emociones extremas” le aconsejo sentado junto a él en su litera hospitalaria.

“Tengo un corazón legionario y no lo puedo remediar, cuando se me pone delante de mis ojos una hembra como la Nadiuska se me alegra la pajarita!” Responde con aire de fatiga .
“A mi no me da miedo la muerte” Sentencia con orgullo.
“Si, ya lo se, pero... en una de estas se puede usted quedar gagao de por vida y no seré yo quien le de las sopitas”

El galeno pregunta si soy de la familia y niego conocer a ese señor, no deseo dar explicaciones sobre la ajetreada vida del viejo, ni quienes eran los subalternos que abandonaron a Don Benito sin sentido en urgencias.
Que cada palo aguante su vela.
“Pasaba por aquí y creí reconocer a este señor, pero ahora que lo veo, no se quién es”
Don Benito sigue la broma y se retuerce en su camastro no de dolor sinó de risa. Se dispara la maquinita a la que está enchufado y una enfermera me saca del box.
“Joder Don Benito, si que está usted estropeado” le grito.
“No hombre, me he arrancado la sonda del pecho para que veas lo buena que está la enfermera”.

Don Benito es un caso perdido, un bon vivant, un jodicón sin remedio, un Don Juan que da la nota por allí donde va, pero su agitada vida al final le pasa el recibo.
Ahora Don Benito hace vida ordenada, ejercicio, fruta y verdura, no fuma, no bebe ni jode, pronto se convertrá en un vejetal más del huerto pensionista de larga duración, perderá el sentido de la vida, babeando como un fósil rancio, decrépito y mirándole a los ojos, veo con espeluznante claridad mi futuro. Dios, que putada es la vida!!!

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

RUNNING ON THE BEACH
En el pueblo costero donde vivo, gozamos entre otras cosas, de un largo paseo paralelo a la playa, donde la gente suele hacer “footing”, bueno para los abuelos diremos que la gente se dedica a correr. Para los menos abuelos, sería hacer “jogging” y para los jóvenes es hacer “running”.
Una actividad que con la crisis se ha puesto de moda. A todas horas, sea la que sea, con sol o en plena noche ves gente corriendo por el paseo.

Dicen que el “running” te acelera el metabolismo, que va bien para el corazón, el hígado, la bufeta y el cacahuete que tenemos por cerebro.
Yo no runnigeo pero de vez en cuando me hago un paseillo al estilo torero, sin prisas pero con el paso firme mirando al personal...y sí, confieso que algo noto cuando veo pasar a una perfumada gacela con sus apretadas mallas a esas horas tempranas de la mañana, pero aún no estoy seguro si es por el running, el perfume o las mallas.

Después del acidentado desmayo nocturno, Don Benito también hace su gira pero observándolo me parece que se está autocalibrando, diría yo, es decir, que va probando de forma gradual, el límite de su esfuerzo para saber la realidad de sus vasos sanguíneos o si su corazón aguanta el trote para volver a enfrentarse a la soviética que lo tiene ofuscado.

Es difícil cambiar de hábitos, imposible diría yo. Después de su gira matutina, Don Benito al mediodía suele caerse por nuestra tasca marinera para hacerse un vermut seco con sifón acompañado con unas aceitunas rellenas, que es lo que toma habitualmente antes de las comidas, “para recuperar lo perdido con tanto esfuerzo” según sus propias palabras.

“Yo, cuando era joven, después de una buena noche de farra y cachondeo, me iba a una churrería y me zampaba unas buenas porras con un café con leche bien cargado y como nuevo”. “Mano de santo, Johnny. Nada de Bloody Marys ni mariconadas como esas. Café con leche, lo mejor! ” me comenta.

Tenemos una conversación sobre su estado de salud y cuenta que está decidido a contratar los sevicios de una señora para que limpie la casa y le cuide, ya que cree que ha llegado el momento de hacer una vida más ordenada, pero después de interrogarle un poco sobre el tema, descubro que lo que desea de verdad es una Angelina Jolie o una Elsa Pataky que le haga todo, es decir, de todo.

“Ande usted con cuidado en este tema, que mujeras como esas no suelen cuidar a nadie, más bien son cuidadas y sobre todo, vigile su cuenta corriente que puede que la limpieza se la hagan allí”.
Le apostillo con una sonrisa irónica.

Saludos.:o

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

CUANDO TE MUEVE LA MUSICA
El abuelo es un producto de su época como ha venido contando a lo largo de sus crónicas.
Una de las cosas que más le ha influenciado en su vida, ha sido sin duda la música.
Desde antes de tener uso de razón, el abuelo en su cuna ya oía las canciones que su madre le ponía desde la radio del comedor y no era precisamente música clásica.

Mi madre, que aún vive y me sigue llamando nene, siempre ha sido una moderna, más moderna que yo, le gustaba las canciones de Kay Starr, Dean Martin, The Platters, Fats Domino, todo lo que viniera de América...por encima de todo...el Rey, Elvis Presley. Hoy en día no le hace remilgos a los Gun & Roses o a los AC/DC pero es muy sibarita en sus gustos musicales, influencia sin duda de mi difunto padre al que le gustaba más la música clásica y sobre todo el Jazz.

En la lejanía de mi estrecha cuna, primera prisión donde estuve enchironado, miraba con ciertos celos, los bailoteos que se pegaban mis padres con el Madison, el Boogie-Woogie, el Twist o el Rock & Roll de aquella lejana época. Allí en casa, no cabían ni Paso Dobles, ni Jotas, ni Fandangos...bueno, algún Mambo de Pérez Prado escuché, era uno de los “ritmos”, como se decía antaño, de moda, pero no había nada como el salvaje Rock, para levantar ánimos, sobre todo los fines de semana.

Mi padre, a pesar de su intrínseca normalidad, era todo un bailarín. Arrastrado por mi madre, que lo llevaba a la senda de lo tribal con su frenesí, él no sólo aguantaba el desafío, sino que lo superaba levantando del suelo a mi madre, dando pasos con ella en volandas con algunos giros y contorsiones que yo nunca he sabido hacer. Jamás oí crujir los huesos de mi padre como en aquel tiempo, ni si quiera en su corta vejez. Que Dios le tenga en su Gloria!.

En los primero años de vida, la influencia de mis padres era total, cosa normal entre otras, así que a mi también me gustaba Elvis, Chuck Berry, Bill Haley o Little Richard.
No me gustaba para nada aquellos cantos escolásticos que los Hermanos Maristas nos obligaban canturrear como si fuéramos seres angelicales de otro mundo, que me causaba en aquellos momentos una profunda preocupación fundamental por mi sexo, si bien en el transcurrir de los años vi con asombro la estúpida tendencia en cantar con voz de falsete, simulando una voz amariconada o de niño. Mi padre se ponía muy crítico con aquella forma de cantar diciendo entre otras cosas que le irritaba los nervios. Suerte que no conoció a los Bee Gees con su Saturday Night Fever que a parte de hacer gala de horterismo en su forma de vestir, cantaban con voz de bebé recién nacido.

Al igual que un insecto, pasé por distintas fases musicales que fueron moldeando no sólo mi físico, sino también la forma de ver el entorno. Sin duda el cambio fuerte vino de la mano del chaval de 19 años llamado Elvis Aron Presley creando uno de los fenómenos sociales más importantes del siglo XX. Mas tarde, en los 60's nace el rock a secas, como tal, más pesado y rompedor con los The Rolling Stones o más psicodélico de la era “Hippy” de Janis Joplin, The doors, Jimi Hendrix.

El abuelo también adoptó aquella fascinante tendencia hippy metamorfeando su imagen como joven licántropo peludo, heredó algunos valores contraculturales y libertarios debido a su execiva juventud, sin embargo, he de confesar que nunca caté hierba alguna ni nada parecido a pesar del maravilloso # 9 Dream de Jonh Lennon.

Los “estados alterados de consciencia” me lo proporcionaban las caperucitas rojas, compañeras de viaje de aquellos candorosos tiempos. Eso si, confieso que fue justo cuando me aficioné al wishky, no recuerdo con exactitud el día, pero seguro durante algún desastroso e infernal “guateque” a manos de los Bravos cuando degusté por primera vez la evangélica “uisge-beatha” gaélica o agua de vida, único vicio que sobrevive actualmente en mi haber personal.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ROCK75_zpsblccw3on.jpg)

El hippismo pasó rápidamente pués, como ya expliqué en otra ocasión, el pausado tiempo empezó a acelerar nuestras plácidas vidas pasando de hippy a yuppie en un abrir y cerrar de ojos a la velocidad de la luz, cuando acabé mis estudios universitarios fichando en empresas como Procter & Gamble y British Petroleum. Pero eso es harina de otro costal.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

WISHKY
Wishky, uisge-beatha o uisce beathadh, elixir destilado por monjes, espíritu santo de la fermentación de algunos cereales, regalo de los dioses que resucita muertos, es el único vicio de su juventud que le queda al abuelo, a pesar de la oposición de aprendices de matasanos curalotodo.
Yo me conservo en wishky, como quien conserva su ajuar más preciado entre bolas de naftalina.
En el siglo XVIII los que hoy repudian las bondades de esta ambrosía, la usaban para preservar los cuerpos destinados a la disección por lo que su fuerza conservadora es manifiesta.

Es un gran antídoto contra la pena, la aflicción, los dolores del alma y la amargura.
A veces también sirve para el dolor de huevos, el mal de ojo y calienta durante el crudo invierno.
Aviva el seso del satírico, alegra la vida de las comadres y es azote de granujas y bribones, de golfos y ladrones por ello, la iglesia en 1579 promulgó una ley que trató de erradicar su consumo aun que sólo fuera durante los domingos, a pesar de que algún prebiteriano lo ocultaba en el púlpito.

El más preciado para mi, sin duda es el wishky Lagavulin de malta. Es el que saco en las ocasiones más especiales y el que sorprende a muchos por su sabor. Lagavulin del gaélico “lag a’mhuilin”, que significa “el valle donde está el molino” se elabora en Islay, la isla más austral de las Hébridas Interiores, en Escocia. La isla producen un whiky de sabor turboso aumado muy fuerte, semejante a la brea, de cuerpo robusto, bien balanceado y suave, con una ligera dulzura al paladar.

El Lagavulin 16 años, según los productores, recibe la destilación más lenta entre las demás bebidas que producen, cerca de cinco horas para la primera destilación y más de nueve para la segunda es la norma. La lentitud de este proceso es la que le confiere al whisky Lagavulin 16 años la redondez y suavidad de su añejamiento. La fermentación de la cebada es también lenta, entre 55 y 75 horas. Principalmente se envejece en barriles de roble europeo entre los que se encuentran los de Pedro Ximénez.

El actor Johnny Depp, abstemio, en ocasiones ordena una copita de Lagavulin 16 años, y solamente la huele, así es el Lagavulin con su esquisito olor de bergamota rodeado de un sofisticado complejo de aromas más dulces, cremosos y achocolatados. Un epicúreo placer para dioses.
No le hago ascos a otros bebistrajos, siempre que sean escoceses y en mi juventud trinqué el codo hasta con los blended que podían perforarte el estómago, sin embargo, nunca pude con el llamado bourbon, sucedáneo americano al que está muy aficionado mi amigo bisagras.

Bisagras descubrió el bourbon de Kentucky en un pedo histórico que lo dejó K.O durante varias horas en 1969.
Vino de su casa acompañado de una botella de asqueroso alcohol de maiz cuyo nombre omito para evitar denuncias.
Regalo de un cliente, el bisagras asaltó como vulgar descuidero el mueble bar de su padre, mangando la negra botella arrinconada. Se la sacó del sobaco, como quien se saca del sobaco un conejo para maravillar al público y escanció para dejarnos probar la soberbia pócima requisada.
Después de un escaso sorbo justificativo, todos rechazaron semejante invitación así que, se quedó solo con la botella a la que le fue dando sucesivos morreos hasta que quedó inconsciente en el suelo. Sus padres lo encontraron sentado en la puerta de su casa rodeado de basura por todos lados, yo mismo le puse la botella vacía en sus brazos y una ristra de piél de naranja por sombrero.
Fue todo un escándalo.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/BORRACHO_zpswyxflr3z.jpg)

Salodos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

KOJAK
Mientras escribía el anterior post “wishky” recordé al aspirante a cabra Kojak.
Kojak era el título de una serie de televisión de los años 70 cuyo protagonista era el calvo Telly Savalas. Lo que más se recuerda de él es que siempre aparecía chupando un “Chupa-Chups” o caramelo con palo. Pero no os hablaré de él sino de uno de los aspirantes a cabra que menos duró en el grupo al que le dimos el nombre de “Kojak” y no era calvo.

Los cabras fundacionales del clan, son básicamente los amiguetes del instituto que a lo largo de los años hemos continuado nuestra irreflexiva amistad a pesar de todas las putadas y broncas que nos hemos lanzado. A lo largo del camino, se nos adosaron compañeros de viaje que por diversas circunstancias fueron desapareciendo, algunos, los más, por cuestiones laborales o de estudios, otros por cambio de domicilio de sus padres o simplemente sin ninguna razón aparente y diría que Kojak fue uno de esos últimos. De todos y de cada uno de ellos, guardo en mi memoria los mejores recuerdos.

El cabra Kojak aparecia por nuestro bareto con frecuencia hasta que la casualidad o la insistencia hizo que finalmente se adosara a nosotros en un proceso natural entre gente joven. Recuerdo que era un poco tímido al principio pero a base de “chupitos de barreixa”, mezcla de cazalla y moscatel (vino dulce para postre) fue entrando en el ambiente. Bueno, para ser exactos, en aquel tiempo no existían los vasos de chupitos, ni se llamaban así. Eran unos vasitos del mismo diámetro pero el doble de altos, con lo cual, la dosis era mortal y corría el bulo que esa mezcla la bebían los camioneros en invierno para aguantar el frío intenso.

Siempre tuve la sospecha que al Bisagras no le caía del todo bien ese chico por los puyazos verbales que le pegaba pero nada que no se pudiera aguantar, tal vez lo veía como una “competencia”, una esgrima dialéctica en la que a veces nos enzarzábamos sin razón aparente.
Lo cierto es que en un fin de semana el pipiolo bebió más de la cuenta y cogió una buena cogorza promovido por el malévolo Bisagras, siempre predispuesto a los sainetes y entremeses, así que decidimos llevarlo al paseo marítimo para que le diera la brisa del mar a ver si despejaba la pájara que llevaba encima.

Lo sentamos en un banco pero el becario se nos durmió y como era tarde decidimos dejarlo e irnos todos a casa si bien, el Bisagras se ofreció voluntario para hacerle compañía hasta que se despejara.
Se quedó el chaval en compañía del Bisagras y nosotros partimos cada uno a su corral.

A la mañana siguiente, se presentó en mi casa el perverso Bisagras con una extraña cara que no supe descirnir si era de acojonamiento o de risa. Me comentó alterado, eso sí, que cansado de esperar y viendo el panorama, lo dejó durmiendo en el banco, sin antes darle la vuelta, bajarle los pantalones y los gallumbos y ponerle un chupa-chup en el culo.

A la vista de aquella terrible confesión, interrogué al bisagras sobre la posición exacta del chupa
-chups ya que si el blanco palito era introducido en primer lugar el chaval podría tener problemas si se sentaba ya que el palito era más hiriente pero, si hubiera introducido primero la bola de cramelo,
al sentarse puede que hasta lo encontrara...”interesante”.

Nos partíamos el culo de risa, imaginando ignominiosos e infames detalles que por pudor omitiré,
finalmente acordamos ponerle el mote que le venía “al pelo” para esta ocasión: Kojak.
No supimos ya nada más ni del caramelo, ni del Kojak, tal vez fue abducido o Dios sabe, con tanto azucar en su interior.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/kojak_zpsh7uul4iw.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

EL NENE
El Nene era un americano de origen cubano de dos metros de altura y medio metro de espalda.
Apareció en el Instituto cuando yo hacía COU y no tardé mucho en entablar amistad con él ya que era el guardaespaldas ideal. El Nene imponía no sólo con su aspecto sino además con su profunda voz. Lo adosé al grupo inmediatamente como quién ficha a un “boina verde” para una misión de alto riesgo. Siempre nos iría bien con semejante porte si algún espavilado quisiera tomarse la justicia por su mano después de ser objeto de alguna de nuestras gansadas.

El Nene hablaba muy bien el inglés con un fuerte acento cubano y era nuestro traductor oficial ante las giris. Se acabó aquello de “You, my, sangría, hotel, fokyfoky chupiflay?” haciendo signos raros con los dedos como si fuéramos sordomudos, el Nene entraba en acción y las giris ya sabían de que iba el asunto, así de rápido y sencillo, tan sencillo que muchas aún corren pero, algunas picaban, es cuestión de estadística y morro.

Por aquellos años yo circulaba con un Seat 1430, y el Nene se sentaba encajonado como copiloto con el asiento al tope del final de su recorrido, aún así a cada bache golpeaba con su cabeza el techo del vehículo haciéndole despotricar en giri, por lo que me aprendí la lista de insultos más abominables de origen anglosajón, pero lo cierto es que no hay nada comparable como el español para insultar, los giris son niños de pecho comparados con nosotros, nuestro ataque verbal es fulminante y profundamente hiriente además de extenso.

Nuestro insulto, además de brutal, puede ser agudo, divertido, educado e incluso hasta elegante pero demoledor para el insultado. Este tipo de insulto nace sobre todo para que el otro sepa el poder del que insulta, demostrando la falta de alturas, la escaséz de lenguaje del insultado que se hunde y se desploma en su limitado ingenio.

Es un insulto mordaz y despiadado que va más allá de las cuatro palabras mal sonantes a las que nos tienen acostumbrados bribones incultos, pillastres de baja calaña y chulos destemplados.
Mi padre siempre me lo decía: “Hijo mío, el que insulta sin ingenio es como aquel que cuando mea se mancha los pantalones, es decir que sólo demuestra su vulgaridad”.

Si papá, hay que insultar como Dios manda. Como lo hace Don Benito cuando se encabrona con alguien, con seriedad, elegancia y con grácia, como cuando le preguntó al camarero si el cocinero majaba los ajos con la cabeza ya que había un pelo en el plato, o cuando le preguntó a una señora que estaba muy a su lado, si había ido últimamente al destista para revisar su puente por que parecía tener debajo un hombre cagando...en fin y como las miserias humanas son infinitas, el día que a su cuñada se le escapó un sonoro pedo, le espetó que hablara en voz baja. Don Benito, como mi padre, genio y figura...

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

VIEJO VERDE
Viejo verde, es una expresión popular compuesta por dos palabras. La primera es viejo, un adjetivo que califica a un hombre y hace referencia a su edad...pero ¿qué edad es esa?. En este caso no se especifica, podríamos acordar que la referencia es un hombre mayor de edad, que tampoco nos dice nada ya que “un hombre mayor de edad” puede ser un hombre de dieciocho años, que es cuando se tiene mayoría de edad, pero parece ser que en este caso su edad está comparada con la edad de otra persona con la que va o le gustaría ir. Para avanzar en este dilema, veamos la otra palabra.

Verde, es un color cuya longitud de onda está aproximadamente sobre los 500 nanómetros, pero tiene también otros significados, como cosa ecológica o dar vía libre a algo y esto ya tiene más sentido en la frase, si.

Un Viejo verde es un hombre mayor relacionado con la ecología, con las plantas, en concreto con las cebollas y los puerros. Si, en el siglo XVI a los que hoy se les denominan “viejos verdes” se los relacionaba con esas hortalizas pués como ellas, tenían la cabeza blanca por las canas y el “rabo” verde o sea vigoroso, lozano, no maduro.

En resumen, un viejo verde es un hombre cuya edad está relacionada con la persona con la que va, es decir con una señorita particularmente más joven que él, lo cual resalta su vejez pero que se comporta como un jovencito que da vía libre a sus impulsos sexuales es decir que está en celo o sea un cachondo, un vicioso un salido...“Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris”
Esto me recuerda a alguien...Don Benito!!

Don Benito ya ha encontrado una lozana señora que le hace la cama, le riega las plantas y le limpia la casa, o sea una señora que le va a quitar el polvo, supongo yo que a través de uno de los procedimientos más habituales para ello, que es cepillando. Don Benito es maestro en gramática parda, genio en lances de alcoba y un sujeto muy putero durante toda su vida y no me extrañaría nada que decidiera regalarse una noche de amor loco con la recién venida.

Le he recomendado al senil pillastre, cada día una ración de caracolas de mar que fortalecen el cerebro, aguzan el ingenio y dan una fosfórica reacción en las partes, que mantienen duro y recto el trinquete del ataque. Le he insinuado que el secreto de los consabidos mariscos está en hervirlos con agua de mar, un poco de sal y limón, comerlos y sobre todo, beber el agua de la cocción como si fuera caldo gallináceo. Después de una semana de tratamiento, al final del polvoriento esfuerzo, te viene una palpitación convulsiva y espasmódica jamás sentida. “Se lo aseguro Don Benito, mano de santo, San Metías y San Sacarías”. “En mis tiempos dorados yo echaba cinco kikis seguidos sin mover un músculo de la cara”. Ya está montado el consagrado sainete.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/maxm_zps3shy9l1y.jpg)
Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LORO
Me revela Don Benito, como si yo fuera su cura confesor, que ha pasado “la noche del loro”.
Ésta es una expresión española que significa que “ha pasado la noche sin dormir”.
Don Benito no sabe que dicha expresión, en algunos paises de Sudamérica tiene una connotación sexual y tengo la firme sospecha que al Don le ha sucedido las dos cosas.
Como sabéis, el abuelo pasó parte de su juventud en el maravilloso país venezolano y si mal no recuerdo, “pasar la noche del loro” allí era pasar la noche despierto dándole al “manubrio” es decir, una angustiosa noche perdida en todos los sentidos.

La versión venezolana de dicha frase, proviene precisamente de cómo duermen los loros dentro de su jaula, agarrados al palo durante toda la noche y claro éste es el matiz sexual, el palo, el manubrio, la brocha, el cepillo, la minga, la pirulí, la pixa, el falo, el trinquete, la polla, el arma, el miembro, el pene, el plátano. Vamos, el chismecico de mear, para que me entendáis.
Ahora que lo pienso, por algún lugar de la casa he de tener el Diccionario Secreto de Camilo José Cela, he de echarle un vistazo por que seguro que me he dejado un montón de palabras que definen nuestra zambomba.

En fin, a lo que íbamos, Don Benito ha pasado mala noche, seguro que las caracolas ya están haciendo su efecto y el hombre está que no duerme. En vez de cama, seguro que el viejo ha dormido en una tienda de campaña de un solo palo.
No le he preguntado por el tema de las afrodisiacas caracolas para no levantar sospechas, pero en sus vitrificados ojos de lujuria, veo el resplandor de sus transparentes ideas cuando cruza por nuestro lado una madura comadre pasada de vueltas, y le hace un traje a medida.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/LORO_zpsicqnbex8.jpg)
Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

JAMÓN, JAMÓN
El Nene a pesar de su gran presencia y humanidad era apocado y virgen. Un diamante en bruto que había que pulir, entrenarlo para que fuera un gran guardaespaldas y nos ayudara en nuestras desmedidas operetas.

El Bisagras ya había recibido una tanda de piños en uno de sus alocados actos y le habían roto la cara por molestar a las parejas que hacían lo imposible e inimaginable dentro de sus coches. Gastamos una buena cantidad de papel higiénico en parar la hemorragia de sus morros.

Puntualizo para los más jóvenes que en aquellos tiempos grises, no teníamos ese maravilloso invento llamado “cleanex”, ni si quiera existía el “papel de cocina” tan eficaz como polivalente, teníamos que llevar un rollo de vasto papel higiénico, al que llamabamos eufemísticamente “papel de lija” por su verificada aspereza, si bien es cierto que había un papel más suave, de color de rosa, diríamos diseñado para las finas señoritas.

Nunca me he explicado porque llevábamos todos el papel más vasto, sería por aquello de demostrar lo macho que era uno limpiándose el culo con semejante hoja, capaz de pulir y dar esplendor al ojete más rebelde. En fin trastornos de juventud.

La verdad era que en aquellos oscuros días, la gente normal se limpiaba el trasero con cualquier cosa, yo mismo descubrí con gran asombro que en la casa de uno de los cabras en vez de rollo de papel higiénico, utilizaban un gancho lleno de retales cuadrados de papel de periódico, lo sorprendente es que en la actualidad el cabra es periodista. Los caminos del Señor son inescrutables pero en el fondo tiene su lógica, tal vez antes de estamparse la noticia en el culo, la leía con esmero. Quién sabe. Nunca he utilizado esa clase de papel para esos fines pero confieso que una vez estuve tentado de hacerlo con un billete de cien pesetas...pero esa historia la dejaré para más adelante, si Dios me da salud y fuerzas.

En fin, a lo que íbamos. El Nene necesitaba un cambio en su visión de la vida y como el cabra más insensato de todos era el Bisagras, recayó sobre él la responsabilidad del “training” para convertir al Nene en un auténtico cabra, inculcándole los conocimientos y las habilidades de nuestro alocado repertorio de burradas. Así pués, el loco Bisagras fue aleccionando al imberbe gigantón en el arte de joder al prójimo en pensamiento, palabra y obra.
En ningún caso el Nene fue víctima jamás de actos vejatorios, ni de novatadas, ni de escarnios, sinó todo lo contrario, recibió por parte del Bisagras elogios y alabanzas que motivaron al Nene a ser un cabra ejemplar donde los haya, llegando a ostentar el título honorífico “Gran Cabronazo” en nuestro iniciatico y descarado grupo.

Recuerdo un día como hoy, cercano a la Navidad, montamos un sainete cuya idea principal surgió de la mente ya corrompida del Nene.
Nuestro profesor de dibujo, además de ser profesor, formaba parte del gobierno del Ayuntamiento de nuestro querido pueblo, creo que tenía alguna atribución en el áera de cultura.
Os recuerdo que la mal llamada democracia aún no había nacido en nuestro país, por lo que el sainete podía acabar en catástrofe si la cosa salía mal. Así que la adrenalina y el acojone era total. Cuanta más adrenalina y más acojonamiento, mayor era la diversión y las risas.

Para montar el auto sacramental, necesitábamos dos cosas fundamentales, una era un sobre oficial del ayuntamiento y el otro un papel en blanco del mismo consistorio sellado a poder ser.
Tened en cuenta que no existía ni ordenadores personales, ni photoshops ni nada de las mágicas maravillas que en la actualidad están al alcance de cualquier “Pequeño Nicolás” sino que todo era auténtico y creible.

Conseguimos las dos cosas gracias a un buen amigo que trabajaba en la casa consistorial, bohemio, aficionado al teatro y a los poemas satíricos al que le explicamos exaltados la obra que queríamos montar y se ofreció encantado.

Escribimos una carta dirigida al “inopio” maestro, felicitándole en esos días de Navidad y en agradecimiento a su labor cultural le adjuntamos un regalo navideño que consistía en una pata de jamón de jabugo, amén del regalo tradicional del Ayuntamiento que recibiría en días posteriores.

No recuerdo bien el redactado de la carta, pero era algo como “Estimado amigo Fulano: Aprovecho la ocasión en estas navidades para agradecer tu gran labor como xxxx cultural, esperando que aceptes este estupendo regalo que yo mismo he escogido, bla, bla, bla.”

El lote era la parte final de una pata de jamón de jabugo que la familia de Ramoncín ya había dado buena cuenta durante meses, cuyos huesos y pezuña final, atada aún con la cuerda, se custodiaban en la despensa para posteriores menesteres culinarios.

Con esos restos, escayola, arpillera (tela de saco) y un armazón en forma de pata tocinera, el cabra Carlos, artista escultor donde los haya, creó la mejor obra jamás enjendrada, una fiel reproducción de una pata de cochino momificada envuelta en la artillera embadurnada con el tocino que sobraba. Un auténtico bodegón a la altura de Velazquez, una obra maestra del realismo escultórico.

En hora laboral, se presentó el Nene voluntario en la casa del gubernativo profesor y su mujer encantada aceptó la carta y el regalo con tal contento que hasta le dió una propina al espontáneo.
Sabemos, por comentarios de nuestro amigo del ayuntamiento, que la pata fue colgada en la ilustre cocina, siendo elogiada por el maestro por el exquisito olor que de ella emanaba, dando la sorpresa hasta bien entrado el nuevo año.

El docente consejero dio parte al Ayuntamiento, la pata fue a parar al cuartelillo de los municipales para que buscaran al responsable de la bufonada pero armaron un buen cachondeo con la obra de arte y ésta terminó en la casa del cabo que se la regaló a su cuñado en un burdo intento de plagiar la gansada. Finalmente corrió la voz en todo el pueblo y el privado sainete se hizo público con tal éxito que en las fiestas celebradas en verano, aún sacaron el tema con unos poemas satíricos bien aplaudidos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/JAMONJAM_zpsg8bmjdie.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

IMAGE(http://k007.kiwi6.com/hotlink/m2vz0ya32g/vpop.jpg)
PASEO
Esta mañana he dado un paseo al lado de la mar, tranquila y calmada, con el cielo despejado se veía el horizonte nítido y claro. Me he llevado mis viejos walkman cd y en plena canción - Oh Sweet Nuthin – de los The Black Crowes, he visto al final de la playa una silueta de un viejo que hacía footing, perdón quise decir running y...hostias! el ritmo de su carrera, iba a la misma velocidad que la música, así que a los pocos minutos me he cruzado con el viejo Don Benito, no podía ser otro que el Don corriendo a cámara semi-lenta.

Nos hemos felicitado mutuamente por estas fiestas navideñas pero el viejo me comenta: “El año está como yo, en fase terminal y además en crisis, estoy desesperado, Johnny, con lo bien que me iban las caracolas y ya no hay en ninguna pescadería.”
“Si, Don Benito, ahora se tendrá que esperar hasta Mayo pero, dése una vuelta por el puerto y pregunte a los pescadores. De todas formas tengo una amiga medio bruja avezada en pócimas e infusiones que vende en su arboristería un afrodisiaco llamado Spanish Fly, sin embargo creo recordar que es un remedio para las mujeres, un líquido sacado de unos escarabajos verdes que hay por el campo.”

Me comenta agobiado que en el mercado de Élisabethville, actualmente Lubumbashi, vendían restos de animales disecados cuyas propiedades aseguraban ser afrodisiacas y que la misma vendedora del mercadillo le decía que podía probar con ella. “¿Y probó usted?”. “Si, si que la probé pero sin tomar ninguna porquería.” Recuerda, riendo. Me despido del viejo con una mueca en forma de sonrisa y rebobino el cd para ver alejarse en cámara semi-lenta a un superviviente que estuvo en la antesala del infierno, Katanga.

Saludos y Feliz Navidad a todos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

AÑOS
Hoy el abuelo cumple años...unos cuantos desde que nació y se me antoja que sólo tengo cuarenta... bueno, menos cuando subo las escaleras que antes las subía de dos en dos y ahora las subo de uno en uno, o cuando echaba tres kikis seguidos y ahora los echo de uno en uno también.
Parece ser que ahora todo lo hago de uno en uno, antes trabajaba en tres dimensiones o más, ahora sólo en una dimensión, es decir un ejemplo, antes comía, bebía y follaba a la vez, ahora, o como o bebo o follo. Cuando uno pierde su juventud, pierde muchas cosas sin darse cuenta.

Sin embargo no todo se pierde. También se gana...en lentitud, por ejemplo. Uno se vuelve más lento y eso es una virtud, sobre todo para las mujeres...se gana en experiencia y eso a las mujeres también les gusta. Un hombre cuando envejece, es como un buen vino, va adquiriendo solera y tiene un cierto valor añadido, más clase, más “caché” y además, ya sabéis lo que dice el refrán: “ El diablo sabe más por viejo que por diablo”.

La esperanza de vida en España durante los sesenta estaba en 70 años aproximadamente, ahora es de 83 u 85 años. Esto es un problema. En los años sesenta, cuando uno la palmaba a los 70 años, su hijo de cuarenta y tantos, recibía la herencia ( dinero o negocio) a una edad productiva y tenía gran opotunidad de darle un buen empuje a la herencia recibida, pero hoy, si te mueres a los 85 años, tu hijo que tiene una edad de 65 años, ¿ qué empuje le va a dar a la herencia?!, está a punto de la jubilación!!. Ahí tienes a la reina de Inglaterra, Isabel II nacida en 1926, 88 años...Charles, su hijo, ya va por los 66 años y con la esperanza puesta en el trono...¿Rey del Inserso Británico?.

Lo mismo le pasa al tendero de mi pueblo. Ochenta y tantos años y dando guerra en su puesto de combate. Su hijo de sesenta y nosé cuantos más, de mancebo aún...”Niño, ponle al señor un kilo de manzanas!!”.
Detrás de las cajas asoma el “niño”, un abuelo como yo.
“¿De cuál se las pongo?” me pregunta el “niño”.
“De las más ácidas que tengas, chaval !!”... Un “coupe” bajo de esgrima intentando alcanzarle los huevos... El “chaval” ni se inmuta...Seguro que está pensando en su jubilación...tal vez durante la cena se de cuenta de la estocada. Mientras, las manzanas en su bolsa se petaban de risa.
Y es que “Semos unos monstruos”.

IMAGE(http://k003.kiwi6.com/hotlink/ooxbhei5up/VIEROC.jpg)

Saludos & end 2014.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

TIEMPO AÑADIDO
Cuando terminé la mili, una multinacional americana la cual me había puesto en contacto hacía un año, se interesó otra vez por mi, no sin antes pasar por los numerosos filtros de entrevistas a las que suelen someter a todos los aspirantes.Yo no tenía ninguna experiencia para el puesto en cuestión, no sabía nada de negocios, ni de dirección, es más, de experiencia ninguna en ningún sector, sólo poseía un título universitario que no guardaba ninguna relación con el trabajo propuesto.

Al final, la última extrevista, con el Director de División, el Jefe de Sección y el Jefe de Recursos Humanos...muchos jefes. Me acribillaron a preguntas algunas de las cuales me parecían incómodas de contestar por lo personales que eran. Estaba ya cabreado con la entrevista y con esa gente que parecían más de la CIA que de una comercial por muy multinacional que fuera. Que por qué no estaba casado, que si tenía novia, que si era creyente, que si iba a misa, que si pertenecía algún sindicato o partido político, bla, bla, bla...al final, el Jefe de Sección me pregunta: “¿Usted qué pretende en esta empresa?” ... yo, cabreado y con mi licántropo a punto de explotar le contesté:
“Pretendo quitarle su puesto de trabajo”.

En ese instante hubo un silencio sepulcral y pensé “Ya la has cagao, Johnny”, bueno, en el fondo lo cierto es que me quedé tranquilo por que con esa respuesta era seguro que ya terminaba con la tortura y sólo esperaba el “Adiós, muy buenas”...pero cuál fue mi sorpresa que el Director de División respondió: “Bien, espero que lo que usted acaba de afirmar sea cierto, ¿Cuando puede empezar a trabajar?”, “Ahora mismo” contesté.

Ofrecí mis servicios durante más de doce años, fue una auténtica universidad donde aprendí un método global, integral que me proporcinó grandes satisfacciones tanto en mi trabajo como en mi vida. En seis meses ya era Jefe de Sección, al anterior lo jubilaron. Después de algunos años llegamos a la cumbre con los intangibles. Fue toda una experiencia, pasé de Hippy a Yuppy en un abrir y cerrar de ojos, full time en mi trabajo, el método global estaba integrado en mi ser, no pasaba ni una, o machaco o te machacan, primero yo, después los demás, motivación toda: buenos coches, buenos restaurantes, buenos viajes, buena paga, buenos incentivos, vida desordenada, gas a fondo, pleased to meet you baby...hasta que un día, semáforo rojo, me detectaron un cáncer.

Paciente de 33 años con liposarcoma retroperioneal, tasa de supervivencia 5 años.
Los liposarcomas retroperitoneales son tumores infrecuentes. La elevada tendencia a la recidiva de estos tumores determina un pronóstico global malo. Tumor maligno.
Dos operaciones quirúrgicas, una de ocho horas y otra de diez, ...muchas horas para pensar...angiografías, tacs, análisis, operaciones, morfina, transfusiones, quimio, sondas...
Johnny murió en la soledad de una pequeña habitación de un macrohospital en una noche de verano sin estrellas, cansado de todo, hastiado, abatido y en su muerte soñó...¿o no fue un sueño?..no lo se...la Luna entró por mis ojos, se adueñó de todo, recorrió mi cuerpo, se instaló en mi mente y resucitó al lobo que estaba muerto que me arrastró con fuerza hacia la vida...ahora se que cuando yo muera...mi lobo seguirá vivo y yo con él.

Saludos y buen 2015.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LANGOSTINOS
En la multinacional el trabajo era duro, convencer a una persona o a un grupo de personas que tu punto de vista es el corecto y que con ello obtendrán beneficios es como obrar un milagro. La suerte del milagro es que todo está escrito en el manual, el Método, sin el método no puedes meterte en la mente del otro...¿una adaptación a la occidental de los círculos de calidad?...algo había de eso.

Fueron años de strés y de locura, el sistema de motivación, basado en recompensas e incentivos, me emperraban en la consecución de mi objetivo personal y del grupo. Era maravilloso ver que el enorme esfuerzo, al final cristalizaba en una apetitosa recompensa haciéndote creer que eras el rey del mambo, el mejor, el number one, una máquina de hacer billetes para la empresa.

Podría pasarme mucho tiempo escribiendo sobre divertidas anécdotas de esa época tales como la vez que un Director de la central americana vino a España y un compañero de mi sección se encargó de recibirlo en el aeropuerpo para llevarlo a la oficina, pero en vez de ello, hablando con el Yanky y con el “piloto automático” puesto en su mente, lo llevó directamente del aeropuerto a un puticlub famoso donde mi compañero solía frecuentarlo asiduamente...cosas de los...incentivos y de los malos ábitos.

O cuando en una cena de fin de año, con el Director de División y nuestras mujeres incluidas ( yo aún era soltero) un compañero tuvo un altercado con su mujer empezando a gritarse mutuamente por cuestiones de celos.
Todo se inició cuando el camarero tomaba nota de los platos que queríamos y al llegar a la altura del compi, éste comentó sonriendo sardónicamente: “Yo me comeré un conejito a la brasa...con allioli (salsa)”

Nos reímos por lo bajinis, pero su parienta con la mosca detrás de la oreja, le contestó en voz alta: “Pués que te aproveche ya que ése va a ser el único conejo que tu te vas a comer, hijo de p-ta!!”...
Sólo os comento que en los postres, la señora ya iba muy quemada en todos los sentidos posibles y de un salto se subió a la mesa obsequiándonos a todos con un improvisado striptease integral que se nos pusieron los ojos como los platos y todo se nos subió para arriba, incluidos los langostinos que había comido. Nunca pasé otra Navidad tan cojonuda como aquella. Cena y espectáculo incluido. !Que escándalo!!!

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

MUCAMA
No nos hemos equivocado. Al fin, Napoleón el gato callejero ha aparecido...en casa de Don Benito.
El frío, la falta de comida o tal vez por que ya se está haciendo viejo, como yo, Napoleón ha aparecido sin su compañero, haciendo gala de su inteligencia, con un plan perfecto de asalto a la colina de la hamburguesa, al estilo kamikaze, tal como fue ese asalto en Vietnam, a lo loco.

El punto débil de la casa fortificada de Don Benito era y sigue siendo...la señora de la limpieza, claro. Eso lo sabía yo desde un principio, pero nunca imaginé que un animal, por muy gato que fuera, pudiera ser capaz de desarrollar una estategia, esperando el momento oportuno para desplegarla. O ¿tal vez fue pura casualidad?.

El caso es bien simple y mejor ejecutado. La señora de la limpieza (desde ahora, mucama), se dedica a, eso, a limpiar la casa...incluida la acera de la calle la cual, primero barre y luego friega. Napoleón Lecter, sólo tuvo que esperar en la acera de el frente y cuando entró, se deslizó como un ninja en pleno ataque.

La mucama, enfrascada en la ardua tarea de dejar la acera pública como los chorros del oro, ni se percató del exitoso flanqueo que el astuto gato le hizo cuando estaba de espaldas. Con el sigilo de un asesino se metió a dentro, escondiéndose debajo de la cama de Don Benito....¿Debajo de su cama?!!. Si, al parecer, el suelo de la casa estaba recién fregado con uno de esos friegasuelos baratos, de “los chinos”, diría yo, o de los “pakis”...de los que apestan a todo, menos a limpio y Napoleón decidió meterse debajo de la cama del Don, que era el lugar más seco y...menos “limpio” de la casa.

La cama de Don Benito, tiene unas patas de madera que la separan del suelo a penas cuatro dedos, aún así, Napoleón fue a parar a la parte más lejana y oscura de debajo de ella. Al rato, no se sabe exactamente puesto que en el relato de Don Benito no lo especifica, apareció el viejo que acababa de hacer su recorrido habitual por el paseo marítimo, y con el ejercicio matutino le entró el hambre...no de hacer un tentempié... un bocata y una cervecilla para matar el gusanillo, sino el hambre de sexo, que de esa hambre el Don siempre va famélico y ni corto ni perezoso se llevó a la mucama a la cama (no es árabe).

Yo ya había notado hace días ciertas miradas entre ellos pero nunca creí que el Don fuera un...Don Juan, un flecha, más rápido que un siux cortando cabelleras. Pero indagando parece ser que la cosa viene de estas fiestas. La mucama fue invitada a una cena navideña que aceptó por que el Largo Benito le fue con el cuento de la lástima y de la soledad. Bueno, parece que el Don mojó la cigala en champagne francés, para que estuviera en su punto y la mocama viendo el tamaño extra del marisco en cuestión, se deshizo en elogios y alabanzas, dando las doce campanadas con el badajo, anunciando no el fin de año, sino el principio de un amorío.

Retomemos el relato después de este inciso, por que al abuelo se le va la olla por las ramas.
Iba diciendo que al Don con el ejercicio, se puso alegre y entre carantoñas, arrumacos y zalamerías se metieron en la cama entre apretujones, gritos de complacencia y contentos, hasta que el gato, que debía de estar hasta los cojones de tanto clamor y movimiento, lanzó un espantoso aullido anunciando su fatal presencia.

El Don tuvo su segundo desmayo en brazos apasionados, la mucama su primer orgasmo en la casa del terror, yo mi enésimo aullido en la planta del hospital, cuando me lo explicaba el destrozado veterano. Lo que ocurrió después no lo sé, el Don no se acuerda de nada, estaba grogui, K.O y la mucama, de momento no aparece.

IMAGE(http://k003.kiwi6.com/hotlink/gtrdclbkwh/GATORUIN.jpg<br />
)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

MISION
Me enteré que al Don se lo había llevado la ambulancia, por los vecinos. La puerta de su casa estaba cerrada, no atendían a mi llamada y un vecino me comentó que por la mañana había venido una ambulancia y que se habían llevado al Don en camilla. También comentó que la mucama cerró la puerta y se fue.

Así se lo hice saber a Don Benito cuando lo fui a visitar al hospital. Así me enteré de lo sucedido por su propio relato de los hechos y nos preguntamos si el diablo aún estaría dentro de la casa.
“No quiero regresar con esa fiera dentro, seguro que me está esperando” me decía el viejo con la cara demacrada, “Ves a casa de Ramón, le pides la llave y entra en casa para ver si está todo correcto, hazme el favor Johnny”.

No me pude negar. Lo vi tan acojonado y jodido que me hice cargo de aquella misión encomendada, a pesar de mis reservas. Sus palabras me transmitieron emoción, hubiera sido como negarle un pitillo a un soldado a punto de morir...aún que el médico me aseguró que el desmayo no había sido nada grave, sólo un desmayo, una lipotimia. Yo sí que me estoy haciendo viejo, eso es sumamente grave, el primer síntoma lo da tu corazón que se te ablanda.

Así que fui a la casa del hermano del Don, me hice con la copia de las llaves y decidí armarme de valentía, no sin pegar un “lingotazo” de mi apreciado Whisky, de la misma forma que John Wayne antes de enfrentarse con los malos de la peli...y de la misma forma que él, decidi desempolvar y engrasar mi vieja herramienta antes de meterme en la boca del lobo...digo, del gato, no iba a entrar ahí desarmado, con una mano delante y otra atrás...o con un ramo de flores y diciendo “minino, minino..”.

En esta misión suicida, mi viejo compañero y amigo del alma, mi perro bastardo decidió acompañarme, aún que para ser sinceros, tenía ciertas reservas de que, a la hora del enfrentamiento, sirviera de nada su presencia...pero él insistió tanto moviendo su rabo que al final me convencieron sus argumentos...No se lo qué pasa, todos me convencen...Don Benito, mi perro...¿Será otro de los síntomas de la vejez?...puede que hasta me deje convencer por el gato...ya veremos.

IMAGE(http://k003.kiwi6.com/hotlink/1r7eo4pgex/JW.jpg<br />
)

Atardecía cuando abrí la puerta. La luz anaranjada del ocaso daba al hogar del Don un aspecto inquietante y turbador. El silencio era absoluto. Dejé la puerta abierta de par en par, por que a un enemigo como ese, acorralado puede ser fatal para mi integridad.
Desenfundé la Statical y la cargué con un balín Umarex del .177 con punta cónica. No era la mejor elección, pero era lo único que tenía en ese momento. En el extremo de la Statical había colocado previamente un puntero láser de 5 mW para no tener que estar disparando a voleo. Enfocado el objetivo el disparo daba seguro en el blanco.

Entré en el comedor y desaté al temerario de mi perro para ver su reacción. Seguía moviendo la cola, sacando la lengua y con su mirada me preguntaba “Que coño hago yo aquí”. No quise entablar una amarga conversación con él, recordándole su insistencia en acompañarme, así que me dirigí a la puerta corredera de aluminio que da al bucólico jardín y la abrí por completo. Esa era una falsa escapatoria para el bicho, un callejón sin salida donde acabarían sus bribonadas, allí sería el lugar ideal para su ejecución.

Mi irreflexivo perro fue recorriendo su perímetro hasta tropezar con el enorme pino donde lo bendijo con una sacrosanta levantada de pata, después se echó cómodamente en una tumbona y cerró los ojos. “Puto perro” pensé, “Bueno, por lo menos no estorbará.”
Miré por los rincones y por debajo de los muebles, no estaba el malvado gato. Fui por las demás habitaciones y el resultado fue el mismo, el gato no aparecía. Finalmente quedó el dormitorio del Don.

La puerta apareció cerrada por lo que era seguro que él estaba dentro. La tensión del momento despertó el licántropo dormido en mi alma, que apareció con toda su fuerza agudizando el impulso de cazador implacable. Tenía sed de caza. Desapareció la tensión y empecé a disfrutar de la cinegética. Abrí la puerta sólo tres dedos para observar el terreno pero todo estaba oscuro. Deslicé la mano al interior pero no localicé el interruptor de la luz. Opté por abrir la puerta del todo. Ni un sólo movimiento, ni un ruido. Mi instinto me alertaba... Debajo de la cama.

La cama del Don, está casi pegada al suelo, la separan unos cuatro o cinco dedos a lo sumo, con lo que con una distancia que consideré prudencial, me vi obligado a tenderme boca abajo en el suelo y con el puntero láser repasar los rincones de la cama. Antes de llegar a la esquina, vi como soltaba un rápido y certero zarpazo al punto rojo. Napoleón estaba allí!!

Entonces se me ocurrió un plan. Utilizaría la luz del puntero para sacar la bestia de debajo de la cama.
Dejé la puerta abierta y subido a la mesa del comedor empecé el juego del gato y el ratón. Moví la luz roja del puntero delante de la cama y apareció Napoleón atacandola. Su instinto le jugaba una mala pasada. Estuve en dos ocasiones a punto de disparale entre ceja y ceja pero algo dentro de mi me detuvo.

¿Sentí lástima por el gato?, no. ¿Tuvo piedad mi licántropo?, tampoco. Tal vez los dos sentimos lo mismo. La vida de ese superviviente no puede acabar así, abatido por un perdigonazo de 7,5 Julios.
El puntero acompañó al gato hasta la puerta de salida, pero al llegar allí, Napoleón frenó en seco.
Observaba la luz reflejada en la pared de enfrente, pero no salió. Se quedó allí, moviendo la cola y siguiendo con la cabeza el movimiento brusco de la luz roja. De vez en cuando, la luz desaparecía por que le apuntaba en la nuca. “Si disparo morirá instantaneamente sin sufrir” pensé...
Me vino a la memoria un conejo sin suerte que en mi juventud lo abatí así, se quedó frito en la misma posición en la que estaba, ni se movió.

En ese instante de indesición, mi perro arrancó ladrando tras él. Creo que los dos brincamos del susto. A Napoleón las patas traseras le resbalaban en el suelo de gres haciendo chirriar sus uñas mientras mi perro con la boca abirta se acercaba peligrosamente por detrás. Estuvo en un tris de pillarle la cola, pero finalmente Napoleón salió de la casa como un rayo y mi perro se quedó con las ganas. Bastaron dos llamadas y Dik vino más contento que una puta en un convento (¿De dónde habré sacado yo esta expresión?)...en fin cosas de licántropo.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/RABIOSO_zpsmdsx4889.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

WAHSAPPS
A mi perro lo recompensé al llegar a casa con una galleta en forma de hueso que normalmente le doy después del paseo habitual. Puso su vida en riesgo abalanzándose sobre Napoleón. Si el gato hubiera mirado hacia atrás, a mi perro lo hubiera destrozado.

Dik a penas levanta un palmo y medio del suelo, es un cruce entre chiuaua y otro desconocido, eso me dijeron en la perrera cuando lo adopté, es un perro callejero y tiene mala gaita, sobre todo con los perros grandes que los desafía a grito pelao y los ataca cuando se descuidan.

En casa es un manso y tranquilo perrito pero fuera se transforma en un diablo de Tasmania, en un chucho impertinente y agresivo. Sería un excelente candidato para César Milán. “Puto perro!!”.
Dik me recuerda al actor norteamericano James Cagney, uno de los grandes actores del cine clásico o “en blanco y negro” como digo yo.

A Cagney le recuerdo siempre pegando hostias, eran famosas sus bofetadoas y sus puñetazos así como su mala leche, a pesar de su baja estatura. Bordaba el papel de ganster, uno de los más convincentes que he visto en las pantallas, un auténtico chuloputas capaz de exprimir un pomelo en el rostro de su novia.

Decidí no contarle la “aventura” al Don y sólo le dije que al abrir la puerta, el diabólico gato salió disparado hacia la calle. Ésto no agradó al viejo que hubiera preferido acabar con él de una vez.
“Éste seguro que vuelve”, comentó. Me hice el loco.

Al fin apareció la mucama, se presentó en el hospital dándole un beso en la frente al Don y a éste se le nubló la vista puesta en el escote de la señora. No hubo ninguna pregunta ni aclaración, las dos domingas de la madama le aclararon todas las dudas posibles al viejo. “Pobrecito” le decía la mucama poniendo la boca de piñoncito acariciándole la frente...yo me escondí tras la cara de póker...creo que la herencia de Ramoncín vuelve a estar en peligro.

Le he enviado un “WhasApps” a Ramoncín dándole un toque de atención: “Tu tío tiene una mujer de la limpieza que le limpia algo más que la casa”...Conciso y directo...(Que malo soy)...al rato me responde el oso: “Lo se. Trabaja para mi”...Hostias, Pedrín!!
El “pressing” de Ramoncín a su tío ha alcanzado niveles insospechados.

Estas intrigas palaciegas a la altura de “Juegos de Tronos” me superan.
Nunca creí que el afable Ramoncín fuera tan sibilino...bueno en el fondo no me sorprende, se bien cómo son los letrados. Ramón es de los buenos, te lo digo yo que una vez le pedí ayuda y rodaron las cabezas de mis “enemigos” en una jugada maestra. Mejor es no meterse.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/TRONOS_zpsnjkyeugv.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

NOSTRASHERLOCK
Ya os hablé una vez sobre la biblioteca de mi pueblo.
El procedimiento para encontrar los libros en esa biblioteca era muy arcaico, tened en cuenta que no existían los ordenadores personales y todo se hacía de forma manual a base de fichas que, no sólo clasificaban los libros por temas y autores sino que además te decía el lugar exacto de su ubicación.

Por esto, cuando necesitaba un libro por culpa del profe de turno, iba al fichero general y buscaba su ubicación. (Pl 2. Es 11. Nº 179). Es decir, planta 2, estantería nº 11, libro nº 179.
Si me gustaba un libro que no podía llevarme a casa por que no tenía la contraficha en él, solía esconderlo guardándolo en otro lugar para que no lo encontraran. Así de sagaz era el abuelo.

Cierta vez que estaba enfrascado leyendo un libro sobre masonería, que contenía unas láminas de dibujos a colores muy bonitos con escuadras, ocas y gorros frígios, la bibliotecária me pilló “in fraganti” en plena lectura requisándome el tesoro. Desde aquel día, cuando subía a los pisos superiores, sentía su turbadora presencia tras de mi, me seguía sigilosamente la diestra censora esperando pillarme a la menor ocasión, así que me porté bien durante algunos días hasta que me dejó tranquilo.
Ni que fuera un pecado leer esos pequeños tesoros!! Ni que fuera pornografía!!...bueno os he de decir que en aquellos lejanos días, la pornografía no existía, no como ahora que vas al kiosco a comprar tu revista y al kiosquero le dices:”Deme aquella revista de coches que está debajo de la señora en pelotas que está enseñando el chichi”, “¿De cuál?” Te responde el traficante. Ciertamente, hay un montón. Unas enseñando los pechos, otras el culo, unas gordas bien remachadas y otras metidas en unas opacas bolsas, para que no les de el sol supongo. En fin, que se me va la olla.

Bien, a lo que iba. A veces en mi deambular por los rincones, como un roedor en busca de algo interesante, me encontraba con esos libros fantasma que no tenian ficha ni en su interior, ni en el archivo general. Esos eran los que yo desubicaba para poderlos leer enteramente a lo largo de los días. Por regla general eran libros que trataban temas de parapsicología, magia, hipnotismo, masonería...leí por primera vez el Libro de los Espíritus de Allan Kardec (Léon Denizard ), Isis sin velo de Madame Blavatsky (Helena von Hahn), el Necronomicron de Abdul al-Hazred, y entre otros, Les propheties de M.Michel Nostradamus a Lyon en 1555, fotocopiado en ciclostil.

El ciclostil era un medio manual y barato de aquellos días para reproducir muchas copias de un texto, cuya calidad dejaba de desear pero era eficáz. Esas fotocopias ciclostiladas contenían en sus laterales, anotaciones escitas en lápiz, comentarios y referencias sobre mitología, historia, alquímia...daban fe que el escriba era un personaje culto, incluso incluía de vez en cuando anotaciones manuscritas en una mitad de un folio Din A4, descifrando el sentido de diversas cuartetas.

Fue una interesante lectura que me enganchó rápidamente. A medida que avanzaba iba conociendo, gracias al escriba y sus anotaciones, sucesos del pasado y aquellos que en un futuro iban a acontecer. Pasaron volando las horas y sonó el timbre avisando el cierre de la biblioteca.
El libro lo escondí dentro del jersey debajo de la axila y con el canguelo puesto pasé por delante de la recepción para irme a casa. Una vez en mi habitación, en la quietud de la noche, volví a leer con más tranquilidad algunas de aquellas enigmáticas cuartetas. Esta vez me fijé sobre todo en la letra del escriba, en sus rasgos, en sus características. ¿Quién sería esa persona?

Su escritura era ordenada, límpia, sin borrones ni tachaduras. Imaginé una persona ordenada y limpia, segura de sí misma, que planea las cosas antes de hacerlas e incluso comedida en palabras ya que sus comentarios eran cortos y escuetos.
Su letra era redonda y grande, lo contrario de la mía que es igual a la que hacen los médicos en sus recetas con la esperanza puesta en que no te enteres de nada y no te metas en sus asuntos.
Letra redonda, grande y simétrica...si Watson, esto huele a hembra, sin duda es la letra de una mujer!!...

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/SHER_zpsjwor8gaj.jpg)
Saludos

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

NOSTRASHERLOCK II
Letra simétrica, ordenada...los palos de las letras, tanto los que van hacia arriba (d, t, l) como los que van hacia abajo (g, j, z) estaban todos al mismo nivel y las “jorobas” de las emes ( M ) también. Esto me indicaba que había pasado mucho tiempo haciendo caligrafía.
Caligrafía, aquellos cuadernos que yo bien conocía y odiaba, en cuyas hojas se dibujaban dos finas líneas paralelas para que tu escribieras las palabras dentro de ellas. Un auténtico martírio y más cuando al abuelo lo obligaban a utilizar pluma, tinta china y secante para escribir...! Dios, que tiempos aquellos!!

Después de algunos días, observé que en las dos primeras cuartetas no había anotación alguna.
No eran cuartetas proféticas, aún así, su sentido para mi, era un tanto oscuro, no entendía bien lo que Nostradamus decía, sobre todo en el sentido de la palabra BRANCHES, así que decidí bucear en las profundidades de la biblioteca a la primera oprtunidad, en busca de ilustración.

Cansado de perder el tiempo inutilmente entre las enciclopedias, dándome ya por vencido, subí al segundo piso para mirar el lugar donde había estado antes el libro, un impulso normal de regresar a la escena del latrocinio. Con sorpresa, vi un sobre blanco allí colocado. Estaba cerrado y en su exterior ponía “Para ti”. No lo quise abrir a pesar de estar la sala completamente vacía de gente.
Lo abrí en casa con espectación y curiosidad ya que cuando me llevé el libro, allí no había ningún sobre.

Abrí el sobre por la parte superior con una navaja al uso e inmediatamente un olor a jazmín invadió mi olfato. El licántropo se removió en mis entrañas. Dentro, un folio din A4 escrito con la misma letra de las anotaciones del libro: “Aparecerá el próximo mes de enero en todas las librerías de Francia. En España sólo tu lo has podido leer. El manuscrito es único y su propósito está oculto”.
Esas palabras incrementaron mi curiosidad. Watson, tenemos trabajo!! me dije a mi mismo.

A la mañana siguiente, sábado, me planté en la mejor perfumería de mi pueblo, de hecho en aquel tiempo sólo había dos. Una, la perfumería de los pobres, donde nuestras abuelas iban con un envase de plástico vacío y se lo llenaban con colonia a granel por dos duros (antigua moneda española de cuando íbamos calzados con alpargatas de esparto). La otra, era la perfumería de los ricos en la que con sólo entrar te caías de culo por los precios y regentada por una señora que más parecía una madame de puticlub de alto standimg por lo pintarrajeada y perfumada que iba.

No recuerdo bien los argumentos esgrimidos para hacerle oler el sobre a la dueña, pero en un segundo me dijo: “Dioríssimo de Cristian Dior, Paris pero no es adecuado para tu novia, es para una persona mayor, por lo menos diez años mayor que tu”. Salí corriendo dejándola con la palabra en la boca antes de que me pudiera vender una moto o algo peor.
Ya sabía varias cosas del escriba: Una mujer de unos 25 años, culta, ordenada, posiblemente francesa o por lo menos sabe francés, escritora y que escondió ese libro en la biblioteca del pueblo.
¿Para qué lo hizo? ¿Guardaba alguna relación ese libro con todos los demás que encontraba?

Me pasé el fin de semana dándole vueltas a las cuartetas que aún conservo:

ESTANT ASSIS DE NUIT SECRET ESTUDE
SEUL REPOUSÉ SUS LA SELLE D'AERAIN
FLAMBE EXIGUE SORTANT DE SOLITUDE
FAIT PROFERER QUI N'EST À CROIRE VAIN

LA VERGUE EN MAI MISSE AU MILIEU DE BRANCHES
DE L'ONDE IL MOULLE & LE LIMBE & LE PIED
UN PEUR & VOIX FREMISSENT PAR LES MANCHES
SPLENDEUR DIVINE. LE DIVIN PRÉS S'ASSIED

En una cuartilla de papel escribí:
Permaneciendo sentado por la noche en secreto estudio
Solo, reposado en la silla de bronce
Llama pequeña emerge de la soledad
Hace crecer lo que no es vano creer.

La vara en la mano puesta en medio de BRANCHES
La onda moldea el borde y la base
Un espanto y trémula voz en el mango
Esplandor divino. Y el divino se sienta cerca.

Esa era más o menos la traducción que hice con elemental francés y con la ayuda de un diccionario latin-español del cole. El tema no me era ajeno, me era muy familiar. Nostradamus describía de una forma peculiar, el método que utilizaba para profetizar...era ni más ni menos casi el mismo método que yo utilizaba con la llamada “escritura automática”. Caí en la cuenta de ello con la traducción de la segunda cuarteta.

La vara o varilla es la pluma mantenida en la mano. Branches seguía sin saber lo que era. La onda son las vueltas que la pluma da sobre el papel antes de escribir nada concreto, el borde y la base son las palabras o letras que ya se van formando. El espanto o miedo es la sorpresa que te llevas al ver que la pluma va escribiendo frases con sentido. La atrémula voz del mango, son las palabras que la pluma escribe. Esplandor divino es el “espíritu” que allí se manifiesta y lleva tu mano, por eso está cerca de ti, a tu lado.

Así lo expuse en la cuartilla y al final le escribí : Madame, j'aime votre parfum Diorissimo, si vous voulez que je revians votre manuscrit, je vais vous donner en main quand vous me dites.
Es decir, que si quieres que te lo devuelva quiero verte.
Metí la cuartilla dentro de un sobre, lo cerré, esribí encima “Pour vous” y el lunes por la tarde, aprovechando mi cotidiana estancia en la biblioteca por asuntos de deberes del cole, aproveché la ocasión y lo coloqué en la ubicación del libro.

Cada día iba a hacer los deberes en la biblioteca y solía subir al segundo piso pero mi sobre seguía pertinazmente allí desafiando mi paciencia hasta que después de algunos días desapareció sin yo saber quién fue la persona que lo cogió. Tal era mi obsesión, que de vez en cuando, me levantaba de mi mesa de lectura y recorría despacio todas las salas usmeando como mastín cazador a todas las chicas y señoras que por allí se encontraban, con la vana esperanza de percibir el dulce olor a jazmín de perfume francés pero todo fue inutil.

Pasaban los días, los deberes y los exámenes. Las idas a la biblioteca se intensificaron dando una excelente imagen a mis padres y a la bibliotecaria de alumno bien aplicado. Mi instrucción fue en aumento, no hay mal que por bien no venga...hasta que un día de mayo apareció por arte de magia otro sobre, también perfumado.
Que astuta, ni me he dado cuenta. ¿Cómo lo hará? Estaba seguro de tener todo bajo control pero era evidente que algo se me escapaba. Llegué a casa y leí el sobre: “El domingo 10 de mayo a las 12, nos veremos en el reloj de sol de los jardines del Terramar. Yo te reconoceré.”

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/SHER2_zps7lkid4tm.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

NOSTRASHERLOCK DESVELADO
Los jardines de Terramar son unos jardines de un hotel de los años 20 que ya no existe. Actualmente son unos jardines municipales muy bonitos y bien conservados, pero en 1970 estaban completamente abandonados.
Frente a los jardines, estaba lo que quedaba del antiguo hotel, sin puertas ni ventanas y con una techumbre que apenas aguantaba. Detrás, el inmenso jardín con un largo estanque en mitad de la calle central, a los lados altos pinos, fondosos sauces e innumerables plantas de la zona crecían frondosamente dando un aspecto de tupida selva vietnamita.

No era habitual encontrar a nadie paseando por aquel lugar deshabitado pero, podías encontrarte con algún mocoso recuperando pelotas perdidas de golf que en el cercano club las pagaba a un duro cada una. Era un lugar que yo y los cabras conocíamos bien por nuestras salidas cinegéticas. Por allí, al lado del camino principal, había tirado en el suelo, sin pedestal un viejo reloj de sol de piedra, roto y abandonado. Ése era el lugar del encuentro.

Antes del mediodía ya había acudido impacientemente a la cita, esperando sentado en un banco de piedra que apareciera la misteriosa dama. Las manecillas de mi Omega de pulsera señalaba la hora
exacta cuando apareció caminando por el amplio pasillo central.
Pelo negro rizado, morena, blusa marrón, pantalón negro y zapatos de tacón alto.
No venía sola, tras ella la acompañaba un joven conocido. Cuando estuvo a mi altura me sonrió mostrando unos blancos dientes perfectamrnte alineados. “Hola, Johnny, veo que has traído mi libro”. Mi licántropo sufrió una lipotímia y quedó fuera de combate desmayado.

“Me llamo Gretel y se de ti por que tenemos un amigo en común” señalando con la mano al compañero de clase que yo bien conocía. Victor era uno de los compañeros de mi clase, al parecer pariente suyo, al igual que todos los demás, frecuentaba la biblioteca a la hora de hacer los malditos deberes del cole. Victor estaba en el ajo desde el principio, era el correveidile encargado de los sobres y primo de Gretel, por ello, al no prestar atención a los compañeros que por allí circulaban agobiados por los deberes como yo, me despistó fácilmente.

A medida que iba respondiendo a mis preguntas, llegaba su dulce aroma del perfume francés amansando a la fiera que había quedado finalmente fuera de combate. Gretel era española de origen alemán, había estudiado en el Liceo Francés de Barcelona, había escrito un par de libros sobre la história de Francia y acababa de escribir un libro sobre la vida de Nostradamus cuyos apuntes tenía en mi poder. Estuvimos mucho rato hablando y me pareció a primera vista, una de esas personas que tenemos la agradable y extraña sensación de haberla conocido desde siempre.

Gretel se convirtió con el tiempo en mi mejor amiga, una excelente persona que nunca formó parte del loco grupo de los cabras pero que ha sido, guía, consejera y faro de luz, una amiga de verdad a la que he admirado siempre con respeto y cariño. Así fue como la conocí.

Por cierto, los “libros fantasma” eran de su propiedad. Eran libros editados en México, comprados en Francia y que Gretel, con su característica astucia los guardaba en la biblioteca, lejos de miradas indiscretas con el beneplácito de la bibliotecaria, gran amiga suya. Qué mejor sitio para guardar libros prohibidos en aquellos tiempos grises, de tijeretazos destripadores y de largas sombras amenazadoras.
Ah!, casi se me olvida, BRANCHES se refiere a un pastor de Dídima llamado Branco al que el dios Apolo le concedió el don de la clarividencia. “Caso cerrado, amigo Watson!”

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/M_zpsnpwj9p0v.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

SURI
Cuando somos jóvenes no tenemos consciencia de la realidad, vivimos dentro de una de esas bolas de cristal, llenas de agua que a veces da la impresión de nevar cuando las mueves. Esa es nuestra realidad, nuestro mundo, nuestro entorno. Más allá, la realidad es vaga, inconsistente, sobre todo, maleable, difusa...pero algunas veces, esa bola de cristal, cae de la mano haciéndose trizas...entonces vemos la realidad.

A Suri lo conocí casi por casualidad. Pertenecía a una familia adinerada de rancio abolengo que tenían varios campos de vides a las afueras del pueblo, eran propietarios de un edificio cercano a mi casa donde guardaban todos los aperos del laboreo de la vid.
Un edificio de dos plantas que al pasar cada día por delante para ir al colegio, me llenaba los pulmones del aroma a uva prensada, a vino y bota que de allí emanaba.
Algunas veces, hasta me había parado unos minutos delante de su portón de madera, intentando otear por el gran ojo de la cerradura para ver lo que ellí se encerraba. Esa puerta, para mi siempre estaba cerrada, nunca había coincidido en verla abierta para mostrar los misterios de su interior.

Pasaron los años y un día, al regresar del instituto me encontré abierta la puerta de par en par.
Entré con el mayor descaro, esa era la oportunidad siempre soñada. No vi a nadie dentro.
Si por fuera parecía un edificio de dos plantas, su interior sólo tenía una planta con el techo sumamente alto, desproporcionado, con un altillo al que se accedía desde una vieja escalera de madera situada a un lado de la pared.

Rodeando los laterales de la planta baja, sobrevivían a la desolación del tiempo, unas botas enormes de roble viejo llenas de vinos varios, que destilaban dulces y empalagosos perfúmenes etílicos. En ese momento, para mi, la realidad era sólo un punto imaginario en el espacio sin tiempo donde la nada existía y el olor era el universo. Una lejana voz procedente de arriba me recuperó del nirvana.

Desde lo alto del altillo apareció Suri, un joven mayor que yo con la misma mirada de canchondeo de los cabras. Le dije que era un vecino que atraído por el aroma había entrado a curiosear...”Si, esta puerta ha estado muchos años cerrada...entra, no hay gran cosa para ver” me dijo sonriendo.
Además de los grandes toneles llenos de polvo, al fondo había una vieja mesa de gruesa madera llena de oxidadas podaderas, cestas de mimbre y en un extremo, un viejo carro de campo con dos enormes ruedas de madera...”Tano ya murió” comentó...”¿Quén?” pregunté...”Tano, el caballo que tiraba del carro”...”Ah” exclamé intrigado.

“He heredado esta propiedad de mi padre y he decidido vivir aquí, seremos vecinos, pués”. Me informó con una gran sonrisa. “Lo siento, te acompaño en el sentimiento por tu padre” respondí casi instintivamente aún que me pareció singular su aparente alegría. “No, hombre, mi padre no ha muerto, ha decidido repartir la herencia por cuestiones de hacienda” aclaró riendo.
“No entiendo mucho de esos asuntos” dije. “Yo tampoco...por cierto, me llamo Suri”

Así empezó la amistad con otro de los cabras que duró hasta...hace unos años.
Suri era un tipo de carácter alegre, siempre estaba de cachondeo a pesar de ser el mayor de todos.
Siempre bebía lo mismo, Paternina Banda Azul, no había quien lo hiciera bajar de ahí....Paternina y también moscatel. El moscatel sobrevivía como podía encerrado en uno de los últimos toneles del fondo, el lugar más ocuro y tranquilo de aquella casona.

Todos los cabras mamaron de aquel tonel durante más de un año, el tonel nunca se vació, era inagotable, como eternos eran todos los demás, llenos de vino tinto y vino blanco. Sus grifos eran como cornucopias de la abundancia de néctar de los dioses que, el bueno de Suri nos ofrecía con su gran hospitalidad.

Los pedos más memorables que recuerde en estos momentos, nacieron a la sombras de esos antiguos toneles que como soldados en formación no se amedrentaban ante nuestros ataques.
Fueron tiempos de bohemia, locura en el paraiso de baco, lugar de inspiración dónde surgieron los mejores sonetos satíricos creados entre sarcásticos cantos y malvadas risotadas de mis compañeros.

Suri acabó siendo anticuario y en aquella casona rejuvenecía las antiguallas de valor oculto que caían en sus manos, cómodas del S.XVIII, cuadros, copas antiguas, cabezales de hierro forjado y mil cachibaches más, que luego vendía... hasta que el boom inmobiliario la hizo desaparecer.
Ahora sólo hay un alto edificio cuyos vecinos no se conocen, no se saludan entre ellos, como
desaparecieron aquellos alegres vapores alcohólicos, por ello son oscuros, sosos, aburridos.

La vida da más vueltas que un molino y nuestro futuro lo escribe Dios en las estrellas.
Hoy sale el sol y mañana hay tormenta, la realidad es la que es. Sólo somos un hierro candente golpeado por los dioses en el yunque de la vida. Suri murio apuñalado en su casa, a manos de un infame que nació por degeneración expontánea, provocada por la carencia de una medida profiláctica decuada. Un aborto ambulante, un zombi, en busca de pasta para su chute diário.
Suri defendió su vida y la de los suyos con sus desnudos puños llenos de valor, que es lo único que nos dejan tener. Valor, coraje, agallas, entereza, arrojo y valentía, éstas eran sus únicas armas.

Otra madre se está quebrando,
El corazón está sufriendo,
Cuando la violencia causa silencio
Nosotros debemos estar equivocados.

En tu cabeza, en tu cabeza
Zombie, zombie, zombie
¿Qué hay en tu cabeza?, ¿en tu cabeza?
Zombie, zombie, zombie.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

CIELO
Perdonadme por la tardanza en escribir un nuevo post de las crónicas, pero el abuelo se está haciendo viejo y se ve afectado no sólo por los achaques de su cuerpo que le acompañan en la vejez sino también y más grave, por los achaques de su alma dolorida al recordar a viejos compañeros de aventuras que por desgracia ya no están entre nosotros. Sus voces, sus miradas, sus gestos, sus risas nunca las olvidaremos mientras nos quede un minuto de vida, con la eterna esperanza de encontrarnos todos en el otro lado brindando con algún espirituoso y evangelical destilado que nos acompañe en nuestro inevitable camino.

Tal vez me encuentre con Suri y su inagotable bodega, o con Viki y su sonrisa contagiosa, o con Manolo y sus eternas aventuras en los clubs de alterne...por que no, si tropecientos millones creen que en el otro lado sobrevivirán en un harén inagotable, por que no puedo esperanzarme con menos...con menos problemas. Si con la parienta casi no puedo, imagina con docenas, cientos o miles de...parientas tocándote los cojones eternamente con sus asuntos...se lo han pensado bien?.

Las mujeres son como los huevos, juntos pero no revueltos, cada uno en su lado así nos evitamos muchas cosas desagradables...sonreir cuando no tienes ganas...cuando tienes ganas no sonríen...ya me entiendes...acordarte eternamente de su cumpleaños (la eterna discusión)...ya no me quieres...solo me quieres para....Ya empezamos!...ya no salimos...qué te pasa con mi madre...siempre te peleas con mi hermano...miras más a mi hermana que a mi....

Y dices que eso es para toda la Eternidad, para siempre y con tropecientas mujeres?...Tío, háztelo mirar hombre, tu no sabes lo que dices!!...Las mujeres lo justo..No me tienta en absoluto tu cielo.
Mi esperanza, mi cielo es la Vida y la Vida es Libertad. Sin Libertad no hay nada, ni Esperanza, ni Vida, ni Cielo.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ELLOS2_zps2iuyuxkq.jpg)
Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

MANOLO
Manolo nunca fue un cabra pero si un buen amigo donde los hubo. Enjuto, bajito, moreno más bien abrasado diría yo. Trabajaba los veranos de sol a sol en la playa, repartiendo tumbonas a precio de oro entre los turistas.

Manolo trabajaba sólo con un escaso bañador e iba con los piés descalzos sobre la ardiente arena sin quemarse, haciendo gala de su proeza ante el asombro de los turistas de blanca y tierna piél norteña que se asaban con la calor.

Siempre pensé que Manolo tenía los piés recauchutados, vulcanizados, inmunes a las brasas de la barbacoa playera. Era capaz de encender una cerilla con la planta de los piés y dar lumbre al pitillo a la turista de turno que se quedaba con la boca abierta y la mirada fija en el torso aceitunado del chico de las tumbonas, porque además, Manolo era un lince con las guiris.

A pesar de su evidente fealdad (le faltaba un diente, y un ojo miraba contra él) era el auténtico y original latin lover español, con más jeta que me he encontrado en la vida. Manolo era capaz de detectar con su ojo extraviado a la guiri más salida y encelada de toda la playa. Se plantaba delante de ella y a los dos minutos ya le reían las gracias y a los diez se la llevaba al agua para darle unas clases de submarinismo personal, es decir, cómo aguantar las embestidas y no morir ahogada en el intento. Por la noche te los encontrabas en algún chiringuito comiendo paella valenciana, pagando la guiri, claro. Se cuenta en el pueblo que un día Manolo cogió un taxi para ir al aeropuerto, no le pagó al taxista y además le sacó quinientas pelas (pesetas) prestadas. Si, un jeta de cuidao. Te invitaba a un café y acababas pagándole un cubata, por que Manolo era un resalao capaz de hacer reir a un muerto.

Amanerado y extremado en gestos, a primera vista no sabías bien de qué pié calzaba pero cuando aparecía alguna churri, se tranformaba en un pisha brava arrollador e impecable. Con los años conoció a un aristócrata, hermano de una reina, pero más pobre que una rata, que con su nombre montó un piano-bar y se asoció con él. Esa asociación se pareció más a una segunda versión del Lazarillo de Tormes que otra cosa. Al final todo acabó mál por que el tal Faviolo era un maestro en el arte del sablazo y del aquí me esperas. Desaparecieron los dos con más deutas que nuestro Estado en el próximo año. De Manolo no se supo nada más, huyó sin despedirse. De Faviolo y su falso monóculo, tuvimos noticia de sus frecuentes apariciones en las locas noches de Marbella.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

DESAFIO
Creía que no había sobrevivido al terrible invierno del que afortunadamente ya salimos. Pensaba, que al no tener noticias de él, habría emigrado a otros lares o había muerto de hambre en cualquier escondido rincón del pueblo, pero Napoleón es una fiera indomable que ya ha empezado, como siempre, a tocar los huevos a las tres de la mañana, con sus gritos amenazantes.

Hoy he tenido suerte y he podido grabar parte de la bronca que el nocturno demonio nos obsequia al imponer su ley en nuestro tranquilo barrio. Arrogante, camorrista, desafiante, follonero, empeñado en ser el jefe del clan a base de zarpazos, dentelladas y jaranas varias. Ya no se resigna con robar los suculentos “Friskies” del clan del jardín, ya no se conforma con asaltar en una esquina a las incautas gatas que circulan confiadas sin protección. Ahora va a por todas.

Napoleón está solo, Kafre no está con él, tal vez lo abandonó espantado ante tanta agresividad, tal vez el miedo a ser comido por Napoleón le hizo huir horririzado o tal vez, Napoleón haya sobrevivido a base de comer toda clase de presas, incluido a su compañero de aventuras. Nunca lo sabremos. Lo cierto es que Kafre desapareció durante el invierno y ya no lo hemos vuelto a ver.

Ahora, Napoleón en su soledad se ve obligado a desfiar no sólo al gato dominante del clan, sino también a todo el grupo al que no pertenece. No creo que tenga gran dificultad en enfrentarse con el alfa del grupo, Napoleón es más joven, fuerte y agresivo que su contrincante al que llamaré a partir de ahora Bonifacio, si, creo que ese nombre le va como anillo al dedo. San Bonifacio es patrón de los cerveceros con tripa abombada por los gases expansivos y el rubio gato está como un tonel cervecero.

El problema real son los demás. Los observo y veo que están bastante cohesionados, unidos, sobre todo por lazos consanguíneos. Se puede ver a simple vista los rasgos genéticos en el color de cada uno de ellos, hay muchos, los más jóvenes que conservan el color rubio del jefe del clan en todo o en gran parte de su cuerpo. Las leyes de Mendel me orientan perfectamente. Por lo que deduzco que en una hipotética confrontación, seguro que atacarán a Napoleón para defender su estirpe.

En fin, demos tiempo al tiempo y veremos cómo acaba este juego de tronos gatuno. Os dejo la grabación que hice. No se ve nada en esas altas horas de la noche, pero escucharéis el cabreo de Napoleón.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

GALENO
Nunca me gustaron los médicos. En aquellos lejanos días, donde todo era blanco y negro, incluso la tele, la llegada del galeno era para mi, como la aparición del mismísimo Mefistófeles, un acontecimiento terrible y traumático de mi tierna infancia.

Embutido en su oscuro traje y con su pequeño maletín en mano se aproximaba lentamente a mi cama, de la misma forma que se acerca un depredador a su presa, atacándome por la espalda con un gélido y redondo objeto que salía de sus orejas, posiblemente con la malsana intención de conocer mis pensamientos. Eso me hacía pensar que el matasanos no tenía ni idea del asunto ya que lo más lógico sería aplicar el diabólico objeto en la frente o por algún lado de la cabeza. Acto seguido y después de una corta charla con mi madre, del negro maletín sacaba una gigante jeringa de vidrio que calentaba con el sagrado fuego de un algodón empapado en alcohol.

Aún recuerdo el característico ruido del émbolo saliendo y entrando en la jeringa y lo peor, la aguja de acero que como una puñalada trapera era clavada irremediablemente en mi trasero a traición.
Por aquel entonces, los niños nos curábamos por el espanto y dolor que nos producía el prepotente matasanos que aceleraba nuestro instinto de supervivencia, matando todos los gérmenes que nos invadían.

Gracias a Dios Padre, Hijo o Espíritu Santo, no lo sé, a veces me hago un lío (¿No habíamos quedado que éramos monoteístas?) las cosas, digo, han cambiado, por lo menos los instrumentos que nos vendían como el último rebuzno de la ciencia que vistos desde el transcurrir del tiempo, descubrimos que los que rebuznábamos éramos nosotros.

Aquí os muestro uno de aquellos ilustrados, palpando a su iluso paciente al que le ha puesto una Dremel en la frente. No sabemos lo que ocurrió después, si el paciente fue trepanado o desvirgado, pero la cara del paciente lo dice todo.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/DREMEL_zpsli13b4qv.jpg)

Ahora otro paciente. Por lo que se ve y se adivina, está en una postura comprometida. Todo parece indicar que pronto sufrirá un tacto rectal de algún urólogo enloquecido, por que hay que estar loco para meter el dedo en el culo de alguien y después hacer ver que no ha pasado nada. No sabemos si el tacto se lo hará con el dedo o con alguna otra parte de su cuerpo. Historias oscuras de ese tipo, hay para escribir un libro.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/recto_zpssqlgegbk.jpg)

Aquí vemos otro instrumento médico, esta vez es un instrumento de precisión, por el gran núnero de engranajes de la caja. Se trata, ni más ni menos de un instrumento neurológico para acabar con la histéria y las migrañas. La paciente corre el certero riesgo de ser electrocutada por lo que se la aisla subiéldola a un cajón.

Accionando la manivela que tiene en frente, crea una corriente estática que al llegar al amperaje acordado, abre un relé de la lámpara que tiene incustada en la cabeza descargandole un trallazo de 220 voltios y 50 Hercios matando así, las neuronas rebeldes.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/LAMPARA_zpsqyq4gumq.jpg)

Ahora un sencillo aparejo para adelgazar... grosuras femeninas.
Quien descubra su funcionamiento, que me mande un email, mi imaginación ya no llega a tanto. Lo interesante, Watson es el curioso cable eléctrico que sube por el lateral izquierdo. La cosa va de elctricidad, que se puso de moda entre los galenos por sus grandes efectos curativos a base de picadas de alto voltaje. Parece ser que las resistencias de estufa que rodean la cintura de la cobaya, se ponen al rojo vivo haciendo que se quemen las grasas. Amigo Watson, esto parece elemental.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/CHUBBY_zpscnr1veyx.jpg)

Ahhhh! No olvidemos la gimnasia, tan recomendada por el gremio. El andador estático que no falte. A mi me ponen a esas dos detrás y ando lo que me digan con tal de que no me cojan.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ANDA_zpsgngcidp2.jpg)

La última moda en sillas ginecológicas. Más tarde desaparecieron misteriosamente. Sin comentarios, solo hay que ver la cara de placer y sorpresa de la "ginetera".

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/POTRO2_zpsuropi247.jpg)

Todos estos avances médico-científicos iban apoyados por un márketin de guerra de aquellos tiempos. Como muestra un producto para sanar el problema de la próstata y el estreñimiento, un hueco cilindro en forma de rabo equino que se cargaba con un engüento milagroso que al apretar por un extremo, te salía el susodicho engüento por las orejas. Debe ser lo que está esperando el anterior paciente, el del culo en posición. Su nommbre RECTOROTOR da entender muchas cosas inimaginables...yo ya no sigo más, me ha salido el licántropo a pasear, estoy pegando aullidos y partiéndome el culo de risa.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ELECTROROTOR_zpscyqhop2u.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

MEFISTÓFELES

Recuerdo que cuando era niño pasé una temporada que cogía todas las enfermedades del mundo. En aquellos primitivos años, no éramos vacunados tal como se hace hoy en día y corrias el riesgo de pillar un mal bicho cada dos por tres. Sarrampión, acetona, amigdalitis, bronquitis, alergias, catarros, dolores varios, estreñimientos, diarreas, picaduras de insectos...etc.

Seguro que en el etc hay más de una olvidada...recuerdo la más original, nunca he sabido su nombre y la tuve en Venezuela, fue la mejor enfermedad de mi infancia por el buen recuerdo, tanto del matasanos como del remedio que aplicó.

Apareció el sacamantecas de turno con su maletín y traje oscuro. A mi madre, se le ocurrió invitar a una taza de café al banderillero, estuvieron media tarde de cháchara contínua en el jardín con algunas amigas que en ese momento estaban de visita, y todos pasaron de mi. Al cabo de no sé cuanto tiempo, el docto curandero se despidió, sin ni si quiera entrar a verme.

Al cabo de media hora, el descuidado mediquillo volvió a aparecer por casa, disculpandose de su irreparable olvido. Me puso la mano en la frente, como quién desea leer la mente del prógimo (Vaya obsesión que tienen) y acto seguido extendió su magistral receta con firma y sello del colegio de matasanos.

El medicamento específico para mi enfermedad fue una caja entera de Pepsicola. Mi madre se quedó un tanto sorprendida, decepcionada, diría yo, seguro que esperaba como yo, que el pinchaniños sacaría su habitual jeringuilla-curalotodo, pero esta vez no fue así.
Cuando se despidió, le grité desde la cama: “Vuelve cuando quieras, matasanos”.

Si, fue el primer y único galeno del que estoy orgulloso de haber conocido. Otros en cambio, un desastre y más ultimamente... a veces prefiero seguir enfermo en casa antes de asistir a espectáculos deprimentes, se me revuelve el licántropo en mis entrañas con sólo pensarlo.

El abuelo a sus treinta años tuvo su cáncer, debía de ser importante por el nombre que le pusieron: Fibrosarcoma retroperitonial, no os cuento la que pasé. Llegó un momento que estaba estirado en la cama con más sondas que el planeta Marte, sondas por las venas, por la uretra, ¿se dice así?, cables por el pecho... en fin creo que hasta por el culo me metieron algo pero no recuerdo si era una sonda o el dedo de alguna enfermera en prácticas o la mujer de la limpieza, que intoxicada por los vapores de Don Limpio, se empeñaba en creer que yo era un objeto más del clínico mobiliario, vete a saber, lo impresionante es que pasé una buena temporada sin cagar. Que inteligente es el cuerpo humano!!

Parecía una central atómica, estaba a las últimas. De vez en cuando, por las mañanas aparecia Jack el destripador y sus acólitos, que ahora se visten todos con una bata blanca, ya no van de negro como antes. Parece ser que alguien se dió cuenta que eso de ir de negro era terrorífico y se pasaron al lado contrario. Jack ni me hablaba, era un altivo catedrático, una eminencia según me contaron pero más inhumano que la sonda de mi vejiga. Los chicharelos que lo rodeaban intentaban aprender algo del viejo, pero éste los tenía permanentemente acojonados con la mirada impertinente e incisiva.

Una vez le preguntó algo a un novato cofrade de su séquito, el pipiolo sobrecogido balbuceó no se qué cosa, y el docto catedrático le espertó: “No me convence usted, García”. Con lo que el pobre García estuvo a pundo de ocupar mi lugar, por la asesina mirada del ilustre al que sorprendentemente le leí el pensamiento...pensaba meterle una sonda por el culo al García. Curioso, aquel ilustre catedrático era trasparente y frío como un cubito de hielo.

Al final de la historia fue que el último día me dirigió la palabra para decretar que a causa de las operaciones, una de mis piernas quedaría sin movimiento, tendría que utilizar un bastón para toda la vida y una rodillera ortopédica...si es que no palmaba antes, claro, pues el diagnóstico no era muy favorable.
Viendo mi deprorable estado, tal vez con la intención de darme ánimos me dijo: "Has tenido suerte, aún conservas la pierna".

Como seguía estando muy jodido, no tuve fuerzas para arrojarle la silla de ruedas por la cabeza, pero os contaré que tres meses después tiré el bastón por un acantilado, me compré una Kawa 600, cambié de trabajo, caminé y aún sigo caminando con mis cojones. Si hay algún ilustrado, le diré que tengo el nervio crural enervado por una de las operaciones y el cuádriceps atrofiado. Camino y en ocasiones corro para que no me den por el culo. Ya lo dije antes: Que inteligente es el cuerpo humano!!...Ah, se me olvidaba, aún sigo vivo.

Quiero agradecer desde aquí, a todas esas personas que con su vocación y escasos medios, se esfuerzan día a día por tratar de salvar la vida de los demás, a todas... incluidos a los malditos destripasanos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

TAEKOWDO
Descubrí el tumor por pura casualidad ya que no me daba ningún mal síntoma. En aquel tiempo, además de ser mucho más joven que ahora, el abuelo hacía varios años que practicaba Taekwondo. Recuerdo que un día, después de los pumses correspondientes en mi casa, me palpé los musculos abdominales, pura fibra y noté un bulto que no debería estar allí. A la mañana siguiente fuí a ver al sacamantecas, fue mi adiós al Taekwondo.

El Taekwondo nunca acabó de gustarme, era demasiado duro, requería mucho esfuerzo y sacrificio, me hubiera gustado algo más “pausado” más acorde con mi carácter, pero en el pueblo sólo había ese gimnasio y como se habían apuntado varios de los cabras, yo también me tiré de cabeza.

No recuerdo exactamente la fecha en la que nos apuntamos, pero el Taekwodo llegó a nuestro pueblo a finales de los setenta, cuando abrieron el dogo (antes lo llamábamos gimnasio). Su dueño era amigo o conocido del Bisagras y éste nos enredó a todos. De hecho, el dogo era una franquicia de un koreano cuyo nombre no recuerdo, pero le llamaremos “Lee”, que de vez en cuando se pasaba por allí para darnos unas... “clases magistrales” que acababan siempre mal.

Al koreano se le subía la bilirrubina al cerebro y terminaba repartiendo hostias de verdad, hasta que Kungfú (así llamábamos al dueño) zanjaba el asunto metiéndose por medio de la masacre. A veces el koreano perdía la chaveta y se liaba a patadas con el Kungfú, era todo un espectáculo ver a dos luchadores pelear como los gallos, pero al final siempre se daban las manos.

“Lee” estaba zumbao, pero Kungfú lo calmaba diciéndole que montara una exhibición para que viéramos todos, lo bueno que era. Así pués, tras la sangre venía el espectáculo de la zumbadera koreana. Rompimientos de tochanas y ladrillos. Gritos, yop chaguis aéreos y mucha velocidad, era realmente impresionante. Para finalizar le rompimos un palo de unos tres o cuatro centímetros de diámetro en el estómago, ni se inmutó, aplausos y a cenar. “Lee” siempre me recordo a James Brown, pero en amarillo, puro nervio.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

MUTACION
Los primeros días no podía caminar, no salía de casa, iba con muletas y le daba al wishky hasta caer en la cama, rendido por el dolor y el alcohol. Intentaba caminar sin ellas y me caía por el suelo, pensaba al final, que el joputa galeno tenía razón, tendría que ir pensando en buscar una ortopedia para empezar a ver los últimos modelitos de rodillas artificiales que me aguantaran la pierna. Pensaba en mi trabajo, en la forma que iba a cambiar mi vida, y lo veía todo negro.

Una mañana, creo que estábamos aún en Marzo, se presentaron el Bisagras y el Nene en mi casa, descalzos, con el kimono y su obi marrón recién estrenado que yo no había conseguido.
Por educación les abrí la puerta, menuda gracia me hacía, andaba desnudo en bata y no estaba para reuniones, aún no había desayunado mi "on de rocs". Sin previo aviso, me sujetaron apartando las muletas. El Bisagras estaba fibrao, el Nene era un monstruo, yo una piltrafa, me arrastraron hasta la playa, a penas cincuenta metros de mi casa, vi sus intenciones, su mala leche, con un empujón me hecharon al agua, helada. Allí estuvieron los dos impasibles, mirando como intentaba salir.

No podía ponerme en pié, la bata empapada pesaba como un muerto y me apuñalaba el frío por todas partes. Luchaba contra las olitas que se me antojaban como las de Hawai o las de Santander. “¿Qué, sales o estás de vacaciones?” me decía el Bisagras. Yo le gritaba “Hijoputa, te mataré” se armó un pollo de la hostia hasta que aparecieron los municipales. Entonces el Nene me sacó del agua y a los monos les dijimos que todo era una broma, no pasaba nada. Como vieron que estaba abrazado al Nene, se fueron.

“Manaña vendremos a la misma hora, si no abres la puerta, la tiramos a bajo” me advirtieron. No hacía falta pensar mucho, sabía de sobras que lo harían, los cabras son eso, cabras y están locos.
A la mañana siguiente estaba preparado, toalla, chanclas y traje de baño. Hacía un frío de muerte, todos al agua, ellos haciendo pumses y yo intentando ponerme de pié, luchando contra las pequeñas olitas y el jodido frío que me apuñalaba todo el cuerpo. Malditos bastardos.

La gente abrigada nos miraba desde el paseo. En Mayo iba por la calle con el bastón de la abuela, en Julio tiré el bastón, me compré la Kawa, pasé la revisión con Jack el destripador y sus secuaces que me querían hacer un electromiograma para saber por qué caminaba bien. Me negué. Les di el pasaporte y aún me esperan. Cambié de empresa para vivir más tranquilo y conocí una Betty, que ahora envejece a mi lado. Así son las cosas, a veces alguien mece la cuna desde arriba pero no se quién es.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

KAWASAKI BANZAI
A principios de los noventa, con treita y tres años cumplidos y con una “pata de palo” como yo decía, me compré la Kawasaki ZZR 600. Fue un amor a primera vista.
Distinta a las demás supersport japonesas que circulaban por nuestras carreteras. Era diferente, particular y adecuada para mi por su gran comodidad debido a la disposición del asiento y a la postura de conducción. Una linea aerodinámica que llamaba la atención, con gran personalidad debido al Ram-air o conductos de admisión laterales delanteros.

El antojo me costó un millón de pesetas de aquella época, es decir seis mil euros, pero valió la pena.
Con cuatro cilindros en línea, 16 válvulas y 100 cv, no corre sinó vuela la mejor 600cc de los noventa... Bueno, para ser sinceros, esa moto también tenía sus tonterías...como todas.
Iba un poco justa de frenada, sobre todo cargada con la titi de turno como paquete, sus domingas se aplastaban en mi espalda y escuchaba sus gritos pese al casco integral y yo tenía que reducir marchas para que me aguantara. Los dos tubos de escape se acababan hinchando y reventando con el tiempo. Le tuve que cambiar el regulador de corriente por que se calentaba y la moto bajaba de revoluciones. Cuando cambiabas las marchas, hacía un ruido que te acojonabas, sobre todo al meter la primera.

En fin, gracias a la burra y mi caminar al estilo John Wayne, el promedio de ligues no bajó en los siguientes veranos y mi autoestima fue creciendo a medida que iba cubriendo a las titis...digo los objetivos marcados. El Bisagras, que siempre fue un envidioso, se compró la Honda Hurricane CBR1000F de 130 cv pero yo no me arrugaba, en las curvas no podía conmigo, sólo en las rectas me avanzaba poniendo su burra en los 250 o 255 Kms/h, de nada valía ponerme a su rebufo, el tio era una bala.

Recuerdo un día que tuvimos un pique en la autopista que va de Zaragoza a Lérida con un Porche 911 cuya velocidad punta estaba cercana a los 250 Kms/h pero era conducido por un pijopipiolo que se atrevió a retarnos.
El Bisagras no lo pasó por encima de milagro y el chinche se arrugó al ver la maniobra kamikaze del insensato Bisagras, bajando su velocidad y dándome oportunidad de rebasarlo cómodamente. Llegamos a tiempo a Lérida para comernos unos suculentos caracoles “a la llauna” con “alioli” en el Restaurante “La Huerta” y comentar la jugada a base de risotadas. Luego, más tarde emprendimos la marcha mucho más tranquilos, sobre todo por la botella de Rioja que nos fundimos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/KAWA2_zps9p9k2mvz.jpg)
Conduce tranquilo, conduce seguro.

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LA ÚLTIMA CENA
Esa moto me dió muchas alegrías veraniegas. Parece mentira lo que atrae una buena moto o un buen descapotable, parecen imanes que se pegan en el culo de las titis. Es una buena arma para los que ya van hacia los cuarenta, que es la edad de la primera crisis en la que empiezas a replantear algunas cosas de tu vida. Por eso vemos algunos viejales con su mercedes descapotable acompañados por la rubia de turno. Descorazonador para la rubia y para el viejales.

Hablando de viejales, Don Benito se ha comprado una escopeta de perdigones con la esperanza de abatir al gato loco que empieza ha hacer de las suyas por el barrio. Ya os subí el video de sus maullidos nocturnos que nos tiene hasta los “Kalawis” a todos los vecinos.
Es una carabina Gamo Deltamax en cal. 4.5. Me la ha enseñado. Se la ha comprado en la tienda de deportes del pueblo. El vendedor comentó que era una buena herramienta y el sargento de hojalata se la ha quedado. Se me dibuja una sonrisa en la cara que el Don detecta inmediatamente y me interroga sobre mi opinión del arma.

“Hombre, Don Benito, no soy de la opinión de liquidarlo de esa manera y menos de ir por las calles en busca del bicho por que, lo que se puede encontrar es una multa como un piano”.
“Coño, Johnny, no soy tan tonto como eso, tengo un plan”.
Me deja probar su carabina y observo que va duro de gatillo, la potencia deja mucho que desear, no agrupa bien, mi Statical modificada le da cien vueltas.

“Bueno, con esa herramienta Don Benito, poco podrá hacer, es una carabina de baja potencia y como no le haga alguna modificación creo que no le va servir de nada, excepto para cazar lagartijas en los muros de su jardín, lo mejor es que la devuelva y desista de la idea”.
El Don se me cabrea como un mono enfurecido al que le han quitado un caramelo.

“Johnny, lo que pasa es que eres un blando, un acojonao, tengo que acabar con él o él acabará conmigo, ya ni salimos por las noches, me tiene sitiado en casa y me monta unas serenatas de la muerte con sus maullidos nocturnos que me ponen de los nervios”
Mientras grita su desesperación, al Don se le transforma la cara, desencajando su natural fisonomía adquiriendo un colo rojo langostino de arteria presionada.

“Tranquilícese usted, Don Benito y cuénteme ese plan que ha ideado para acabar con la alimaña”
Don Benito se calma y me explica con sumo detalle la maniobra tejida en su cerebro.
“Voy a dejarle una entrada al jardín, haré una gatera en la puerta de madera que da a la calle para que entre atraido por un plato de suculentas sardinas, tal como lo hicimos aquella vez.
Una vez dentro, mediante un resorte cerraré la gatera y será su fin”.
“No está mal, es usted un lince Don Benito”. “Cuando lo tenga todo montado, me llama para hacer alguna prueba y ver si todo funciona bien”

Alcabo de dos semanas el Don me enseña el invento. Efectivamente, un carpintero le ha hecho una gatera en la puerta con una tapa que la cierra accionando un muelle que además hace sonar una campanita. Dic, mi fiel perro hace de conejillo de indias al ser pequeño, lo hacemos pasar por la gatera y esta se cierra tras él. Una de las veces le pilló la cola con su correspondiente queja en forma de aullido perruno, nada grave. No ha puesto luces para no asustar al precavido gato.
Ahora toca esperar con paciencia de Santo Job. La emboscada tiene eso, la gran pérdida de tiempo.

Ya hace tres días que no hay noticias de Napoleón. Don Benito nos invita a cenar y después del ágape le doy alguna idea para tentar al diablo. Hemos dejado un rastro de pedacitos de sardina y aceite por la calle hasta la gatera. Seguro que esta noche aparecerá. Será su ultima cena.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/CENA_zpsyt7epvct.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

EN EL JARDIN DEL EDEN
Han pasado varios días y Don Benito no da señales de vida. Con el “caloret fallero” que hace por las noches y las aromáticas sardinas, dudo mucho que Napoleón no haya aparecido por su jardín.
Es un tentación demasiado grande para desaprovecharla. Me pasaré esta tarde por su casa para ver como le ha ido.

Don Benito me hace pasar con la cara triste, semblante de pocos ánimos. Me huelo que la cosa no le ha ido bien. Me invita a un whisky barato al que estoy a punto de rechazar pero, como la esperanza es lo último que se pierde, accedo con la confianza y la ilusión de que en el último momento cojerá la botella de Glenrothers que tiene en la vitrina. Nada, me sirve el “famous aguachirri perdicero” al que le metería un par de perdigonazos, aún que tenga más estrellas que un general. La cosa pinta mal.

“Johnny, estoy desolado, mi idea no ha funcionado y he tenido que desmontar a toda prisa el tinglado por miedo a recibir una denuncia”
“Coño!. Qué me cuenta Don Benito, siga, siga” Le acucio para que se anime a explicarme lo sucedido. Esto promete.

“Pués bien, Johnny, pasé la noche en vela, después de que tu y tu mujer os fuisteis, con la esperanza de atrapar al villano. Después de varias horas, sobre las cinco de la mañana, efectivamente tal como pensamos, se cerró la gatera y sonó la campanita. Yo estaba medio adormilado, entre el sueño que tenía y la resaca del medio-pedo que llevaba encima por tu culpa, así que encendí la luz del jardín que, siendo escasa , me dió ocasión de ver cómo Napoleón trepaba por el árbol hacia las ramas, tal vez con la intención de dar un salto mortal hacia las alambradas del muro.”

“Eso me dió una gran exitación y alegría, por fin tenía al hijoputa atrapado entre las ramas del pino piñonero del jardín y aúnque no se podía ver bien, apunté a una silueta que se movía y disparé dando al blanco por el ruido del balín y el consiguiente maullido. La bestia no cayó, siguió agazapada y camuflada entre el tupido follaje del pino. Salieron volando tres o cuatro palomas torcaces que suelen dormir por allí, pero Napoleón ni se movía”

“Estuve un buen rato debajo del árbol, acechando como un buen sniper, en silencio, sin apenas pestañear, la adrenalina hacía su trabajo y me sentía legioario otra vez como lo era en mi juventud.
Johnny, qué sensación!!. Por fin, creo que en su agonía, Napoleón empezó a maullar largamente, era el maullido de la muerte, algo que te ponía los pelos de punta. Ese fue su último error. El sniper, como cazador es automaticamente atraido por todo lo que se mueve en su campo de visión, pero también es atraido y orientado por los ruidos y el maullido del abominable gato me orientó para acertar el último perdigonazo que acabó con su vida”

“Cayó desde lo alto del pino, como un saco de patatas, inerte. Un poco más y me pilla debajo. Mariana (la mucama) lo enfocó con la luz de una linterna y nos dimos cuenta en ese momento, que el gato no era Napoleón, era el gato siamés de la vecina de al lado”. “¿Qué coño hace este gato a estas horas por la calle, cuando ni si quiera sale a cagar de su casa de día?”

“Esta mañana ya ha salido la vecina llamando a “Neko”su gato siamés y preguntando a los vecinos del barrio. Nadie lo ha visto, el Don, tampoco. “Neko” descasa en paz en una tumba anónima debajo del pino. ¿Ahora qué hago, Johnny”

“Bueno, Don Benito, todo depende de su....instinto de supervivencia. Como criminal, lo tiene crudo.
Yo haría las maletas y huiría a Brasil...creo que allí no hay extradición...”
“Joder Johnny, no me seas cabrón, que no es para tanto”
“Vale, si tiene un mínimo de conciencia, esperaría unos días y le regalaría un gatito siamés a la vecina. Qué menos...eso o me entregaría a la policía, ya sabe, saldría el caso a la luz pública...hasta habría manifestaciones delante de su casa, incluso juicio con jurado popular...ya lo veo a usted entre rejas, Don Benito”. “Vale, vale, encargaré un minino siamés”
“Ah, Don Benito, tire su carabina a la basura, o mejor aún, me la regala”
“Serás cabrón!!”.+++

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/OBSERVO_zpslwt9so4r.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

SHOCK
Esta mañana me ha llamado el Don por teléfono. Su entrecortada voz parecía salir de una tumba o del tunel del terror. No entendí bien lo que me decía, así que me presenté en su casa.
Esta vez no me ha invitado a nada (dejaré de ir por ahí). Se ha sentado en su sillón y ni si quiera me ha invitado a sentarme. Su cara era un mapa del Tibet, con más arrugas de las habituales.
“¿Que le ocurre ahora, Don Benito?”

“Johnny, no te creerás lo que acaba de pasar, estoy acojonado”...
Yo estaba haciendo ademanes para que prosiguiera con su relato, cuando entonces se me encendió la bombilla: “Oiga, Don Benito, por que no nos tomamos un poco de whisky y nos calmamos antes de proseguir”.
El Don accede al oportuno consejo y señala la cocina “Trae un par de vasos con hielo, Johnny”
Voy a la cocina, armo un par de vasos con hielo y de paso me adjudico la botella de Glenrothers de la vitrina. Aqua vitae con un suave regusto afrutado, un tanto picantón, primo hermano del Macallan.
No es mi preferido, pero es lo mejor que tiene el viejo que ni se inmuta con la expropiación.
Parece bien jodido.

Mientras me sirvo el elixir de los dioses, el Don empieza su relato con la voz entrecortada.
“Ha pasado diez días desde que le di el pasaporte al Neko de los cojones, que apareció por el jardín sin ser invitado y haciéndote caso, le llevé a la vecina un gatito siamés de pocos meses para que se encariñara con él y dejara ya de una vez su puñetera neura de estar todas las tardes llamando al dichoso gato desde la ventana”

“Esta mañana me lo entregaron y compré también una cesta adecuada para él, con su lacito rojo.
Me presenté en la puerta de la vecina que al abrirla y ver el gatito enseguida se puso tierna y entre lagrimitas me invitó a pasar. Una vez sentados, le comenté que me preocupaba su angustia y que me había tomado la libertad de comprarle ese gatito para ella, para que se consolara por la desaparición del Neko”.

“Me agradeció mi buena intención y me comentó que ahora en vez de uno, ya tendría a dos amiguitos para cuidarlos”.
“¿Dooos?” Dije yo sorprendido. “¿A caso apareció Neko?” Le pregunté extrañado puesto que sabía perfectamente que el Neko yacía bajo un metro de tierra.
“Si, dos, el suyo y otro gato que hace unos días apareció en mi puerta, tal vez atraido por mis llamadas. Es un poco feuco pero me dió tanta lástima el pobre que lo he adoptado, le llamo Lucifer”
Entonces lo llamó: “Lucifer, bonito, toma, toma”

Y de un salto apareció Napoleón sobre la mesa del comedor enseñándome sus afilados dientes, soltando un bufido acojonante. “Me cagué en los pantalones y abandoné la casa corriendo lo más que pude, con el diablo persiguiéndome por el pasillo. No se cómo salí de allí, aún estoy temblando. Ahora el demonio vive al lado de mi casa, con la loca”.

Esta vez, Don Benito parecía un guiri abrasao por el Sol, más rojo que un tomate y lo peor, mantenía una mirada esquizofrénica, sólo le faltaba sacar espuma por la boca.
Estuve a punto de darle dos yoyas para que calmara su histeria, pero como soy un tipo práctico, me metí dos lingotazos del apreciado Glenrothers a la salud de Napoleón alias Lucifer y de paso me serví otra vez, no está la cosa para desperdiciar nada.

El Glenrothers hizo su efecto, dilatando mis arterias y acelerando el corazón que sin parar bombeaba sangre a chorros hacia mi cerebro, engrasando mis neuronas. Mi licántropo se revolvía dentro de mis entrañas susurrándome al oido mil sainetes y entuertos para aplicar al viejo un correctivo por su estupidez y divertirme de lo lindo a su costa, pero me voy haciendo senil y joder a los demás por diversión, ya no forma parte de mis apetencias existenciales, aún que Don Benito me lo estada poniendo a huevo.

Después de sopesar bien la nueva situación y meterme entre pecho y espalda media botella del apreciado elixir, para tranquilizar al viejo positivé el asunto.
“Oiga Don Berenjeno, digo Don Benito, eso ha sido voluntad de la Providencia. Creo que la convivencia del asqueroso bicho con la chiflada de al lado, será beneficiosa para usted. Seguro que el gato apreciará los mimos y cuidados de su nueva dueña. En invierno la vida callejera es dura y seguro que se amansará con la loca. Vamos a darle una oportunidad, no nos pongamos nerviosos.”

Sabía que el viejo era bastante supersticioso, tal vez debido a su experiencia en África, así que le comenté que tenía una buena amiga bruja del todo, de las que te hacen una buena límpia (por lo menos me las hacía cuando era joven), un buen exorcismo (también me lo hizo) o un buen cepillado astral (no recuerdo si el cepillado fue astral, creo recordar que el cepillado fue mutuo, pero no haré comentarios sobre este delicado asunto). El Don pareció animarse y, aún que no las tenía todas consigo, acabamos con la botella de Whisky. No se si fueron mis tranquilizadoras palabras o el poderoso efecto embriagador del espíritu escocés, lo que calmó finalmente al viejo.

Sin embargo, yo no las tenía todas conmigo, sabía bien que ese gato estaba poseido por un espíritu de venganza y tarde o temprano volvería a tener noticias del viejo. Antes de irme de la casa de Don Benito, miré por el ventanal que da al patio, desde allí observé una fantasmal figura que asomaba tras la ventana de la vecina, era Lucifer que con sus garras arañaba lentamente el vidrio como intentando afilar aún más sus terribles uñas.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/cat2_zpsilsrp0vx.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de Abash

Joder esto se esta poniendo interesante.
Suena a que tendremos venganza gatuna y un par de vejestorios preparando las armas medio roñosas que guardaron de cuando la guerra...

IMAGE(http://steamsignature.com/card/0/76561197972713985.png)

Imagen de johnny

HULA...HOOP!!
Recuerdo la primera vez que vi un aro de plástico llamado hulahoop. Creí que servía para hacerlo rodar por el suelo ayudado por un palito, pero mi amiga Gretel me sacó de mis dudas filosóficas cuando con la mejor de sus sonrisas empezó a hacerlo girar alrededor de su cintura.

Hula es una danza hawayana, es una danza solemne y nada frivola que bailan las mujeres adornadas con su característica vestimenta tradicional llamada pau. También lucen collares, brazaletes y pulseras en los tobillos. Hoop o Hooping es la “danza” o movimiento de la cintura para mover el aro, cosa bien difícil.

El Hulahoop actual está muy desarrollado en cuando a movimientos, ya no es la “danza del vientre” que me ofreció mi amiga Gretel en mis años mozos, especie de ejercicio físico para adelgazar y danza sexual iniciática. Hoy en día, el Hulahoop gira por todas partes del cuerpo, caderas, pecho, cuello, hombros, muslos, rodillas, brazos, manos , pulgares, pies y dedos de los pies y lo he visto girar alrededor de algo que por pudor no mencionaré, es algo espectacular pero carente de sentido.

Con Gretel aprendí a bailar el Hulahoop. A lo largo de los años, vi que lo más interesante era bailar el Hulahoop con alguna amiga, indispensable los dos en el mismo aro, mejor aún sin aro, eso es fascinante, altamente adictivo, bordado con música hawayana, gritos y saltos de tigre incluidos.

Aquí una muestra de una amateur. Hace lo que puede pero tiene su encanto.

Ahora una con tablas...no se con cuál quedarme. Me encanta.

:o Ten points !! Se llama Coral Jade y trabaja en el circo. :o
No te pierdas su blog: http://coraljadecircus.tumblr.com/

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

STATICAL
Con mi Statical del año 1976 soy capaz de meterle un plomito del 4,5 / .177” entre ceja y ceja a cualquier bicho que se lo merezca situado entre 10 y 15 metros de distancia. Te lo aseguro.
Bug Bunny te lo puede confirmar, perdió su suerte y lo metí en la cazuela, estaba rico, rico. Peeero...
No creo que Napoleón, alias Lucifer se merezca semejante correctivo por muy malévolo que sea, además ya dije en su momento, que yo no como gatos, pero con el paso que vamos, puede que algún día me coma uno, dicen que son tan buenos como los conejos. ¿Será cierto?.

Sentado en mi sillón preferido, acaricio, limpio y mimo mi Statical perdigonera.
Emulando al Bonaparte diré, cuatrenta años nos contemplan desde este sillón.
El metal tiene en su parte exterior un poco de óxido, nada importante que no se pueda arreglar, el interior del cañón estriado, está impecable y limpio (el Ballistol hace milagros). En estos momentos, la estoy repasando bien y mirando de ponerla a punto por que el viejo me ha retado a un concurso de puntería en su casa, con barbacoa y Whisky incluido.

Como lo que está en juego es una botella de Lagavulin, Dios es Cristo!!, me ha tocado la vena sensible, imposible de rechazar semejante reto. La Statical, tiene un muelle de 32/13,6/3 o sea, 32 vueltas, 13,6 mm de diámetro interior del muelle, 3 mm de grosor y un largo de 249,5 mm aproximadamente y calculo que conservará gran parte de los 7,5 julios originales ya que el muelle siempre ha estado trabajando con una pre-carga del 10%, así no ha perdido fuerza con el tiempo, ese es el secreto de los muelles de compresión. Observo que cuando se carga, los alambres del muelle se tocan y están todos juntos, eso es buena señal, indica que el muelle sigue trabajando a su mayor potencia. La velocidad del balín estará sobre los 173 m/s.

Por otra parte, el arma la tengo justo al pelo, he de ir con mucho cuidado por que a veces al cerrar el cañón se dispara sola. Está un poco más allá del límite, es como a mi me gusta, sólo acariciando la cola del gatillo ya dispara.

La junta tórica, se la cambié hace unos años atrás y como ha estado siempre protegida con vaselina, aún funciona correctamente. Con eso será suficiente. Esta herramienta es una maravilla, creo que “El Gamo”, como se denominaba antiguamente, no ha manufacturado nada mejor desde 1975.
Otra cosa es el tema del balín.

El balín es el factor que me puede dar una alegría o fastidiarme la sesión de tiro. Soy de los que piensan que cada carabina tiene su propio balín, tal vez sea una apreciación muy subjetiva, pero particularmente hago más blancos con unas marcas que con otras. En estos momentos estoy usando la marca Umarex, no son muy buenos, más bien normalitos pero ya llevo unos trescientos tirados y le he cojido el tranquillo, he de apuntar un pelín más alto por que tienden a caer enseguida.

Personalmente me gustan los Barracuda Green de H&N Sport con un peso de 6,48 grms son ideales para herramientas de 7,5 julios a los 20 metros.
El otro día, el Don se negó a regalarme su Deltamax, parece una carabina de feria con sus dos kilos de peso y con una culata de plástico...es para principiantes, indigno de un ex-sargento de la Legión francesa. Al viejo le tomaron el pelo...o tal vez dijo, por vergüenza, que la compraba para un sobrino suyo, vete a saber...lo que se seguro, es que el Lagavulín caerá en mis manos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ready_zpstfakhz9d.jpg)

LA BARBACOA
Bueno, nos comimos la barbacoa en su jardín, butifarras, pollo y secreto de cerdo, una sencilla barbacoa para la noche de la verbena de San Juan, suficiente para pasar un buen rato. Se presentó el Bisagras y más tarde apareció apareció Ramonocín con los postres, helados Magnum. Ah!, el rata del Bisagras trajo unas tortillas de patata con cebolla prefabricadas, de esas que venden en los supers. Yo aporté dos botellas de Cava Gramona Imperial Brut bien frías.

Una noche estupenda. Después del café, el concurso de tiro que a falta de dianas, utilizamos los palitos del helado. Ganamos todos menos el viejo que llevaba una cogorza y media gracias a la atención del Bisagras que escanciaba vino y todo lo que pudo en la copa del Don sin parar.
Es fácil incitar al Bisagras, sólo con una mirada, media sonrisa y un levantamiento de ceja apuntando a la copa del Don, entendió rápidamente el mensaje.

Ramoncín no tenía herramienta, así que le presté la mía que se disparó sola al cerrar el cañón del arma y casi le dió a la ventana de la vecina loca. Estuvimos unos segundos en silencio y medio acojonados, el Bisagras increpó a Ramoncín mientras Don Benito, con cara de acojonamiento no paraba de mirar la dichosa ventana con el insano pensamiento de ver a Lucifer, no ocurrió nada.

La velada terminó con algún que otro petardo con el viejo dormido en una tumbona. Del premio no se supo nada. Preguntamos a la mucama que no paraba de intrigar con Ramoncín pero nos confirmó que no sabía nada del tal Lagavulín. El licántropo se cabreó de lo lindo y se empeñó en susurrarme al oido la venganza ideada, un malévolo sainete para escarmentar al Don. Me metí dos lingotazos más para mansar la fiera.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/LN_zps0nm0d8ec.jpg)

SALUDOS,

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

EL DISCURSO DE LOS DIABLOS
Imediatamente me llevé al Bisagras a un rincón de la casa y le puse al día de todo el entuerto que había entre el viejo y el dichoso Lucifer. A pesar del pedo que llevaba encima, a medida que avanzaba en el relato de esta siniestra historia, el Bisagras se iba despejando y animando para darle un escarmiento al viejo por la muerte del inocente felino. Le enseñé con disimulo donde el octogenario sargento había enterrado a Neko el gato de la vecina. Empezamos a elaborar el entremés.

Para el entuerto proyectado era necesario entrar en la casa del viejo cuando éste no estuviera, para ello teníamos que hacer una copia de la llave de la casa ya que a causa de Lucifer, el muro era inexpugnable con tanta alambrada. Dos caminos: Pedir la llave a la familia de Ramoncín, cosa fácil pero arriesgada puesto que si el tiro nos salía por la culata, seríamos los primeros señalados.
La otra opción era buscar una pastilla de jabón y hacer un molde de la llave que estaba situada dentro de la cerradura de la puerta, como habitualmente suele dejarla la mucama.

No encontramos pastilla de jabón alguna, ni el en baño, ni en la cocina. El maldito gel lo ha desplazado de la mayoría de los hogares. Mira que es sano bucharse con jabón, sobretodo con jabón de coco que además tiene su gracia cuando se te resbala y la parienta es la encargada de recogerlo.
Pero parece que el anciano pudiera tener un mal recuerdo de la mili, vete a saber. De pastilla de jabón, nada de nada. Un desastre.

Por suerte al Bisagras, que es muy retorcido y ducho en sainetes, se le ocurrió hacer un molde con miga de pan aplastada. Salió perfecto y además se apuntó la marca de la llave: “Corbin” de la Black & Decker Company. Fabuloso. A la semana siguiente montamos el festival de terror.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/SILENT_zpsyfozal93.jpg)

Matusalen y su mucama, tienen costumbres fijas y para no ser diferentes, se fueron cenar fuera y después al cine como cada viernes por la noche. No habían doblado la esquina cuando el Bisagras y yo, ya estábamos en la puerta de su casa. El Bisagras había fabricado una copia exacta, según él. La llave entró sin dificultad pero no daba la vuelta, no había forma, cuanto más fuerza hacía, más nervioso se ponía cagándose en todo. Suerte que la calle es una corta callejuela, separada del centro y no suele circular gente, pero corríamos el peligro que algún vecino nos viera.

Me tocó el turno de probar con la espada, posiblemente algún diente no era de la talla correcta así que pensé que era mejor actuar no con fuerza sinó con maña. Suavemente fuí moviendo la llave de dentro a fuera ejerciendo además una leve presión lateral y al cabo de poco dió dos vueltas en la cerradura abriendo finalmente la puerta. Fue como abrir un regalo de Navidad, !Que ilusión!!
Entramos y dejé la llave fuera, un poco ladeada para que al salir no tuviéramos problemas para cerrarla.

Nos dirijimos directamente al patio y el Bisagras, que tiene más estómago que yo, desenterró al finiquitado Neko, lo metimos en una bolsa de basura, extrañamente el gato, virgen y martir no olía, el santo varón era incorrupto, pero estaba más tieso que un palo. Esparcimos la tierra hacia atrás y con los dedos y mi navaja suiza imitamos las huellas de un felino. Después me dediqué a rascar un poco la corteza del pino como si el gato se hubiera ido hacia las ramas. Miré al Bisagras y su cara era idéntica a la del Joker, supongo que la mía debía estar igual, con una sonrisa de oreja a oreja.

Salimos inmediatamente, no sin antes verificar que no pasara nadie por la calle, como dos cacos que acaban de robar la casa, con bolsa en mano, con un gato muerto como botín (perdón, no ha sido mi intención) al que tiramos a su correspondiente contenedor de materia orgánica para que fuera reciclado convenientemente. El sainete estaba servido.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/BOLSA_zpscxoveedo.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LUCET ET MUNDA
El espanto no tardó mucho en producirse. Don Benito me llamó profundamente conmocionado, yo llamé al Bisagras y a la Merche, bruja, sanadora de lo incurable, miembro de honor de la corte de los milagros, chamán, espiritista y zumbada, la cual estaba ya metida en el ajo. Los tres nos presentamos en casa del “espantao”, para empezar el segundo acto del vodevil.

El Don nos mostró toda la parafernalia que recreamos el Bisagras y yo. El Bisagras era de la opinión de que el tal Neko había resucitado como Lázaro y habría trepado huyendo por las ramas del árbol. Comentó que había leído, no sé dónde, algunas historias de soldados dados por muertos y enterrados que después habían salido de sus tumbas. Seguro que se lo había contado el Sargento Gorila de las Hazañas Bélicas, pero le había puesto tanta énfasis que casi hasta yo me lo creí.

Por mi parte, me limité a señalar las pruebas de la escena del crimen, deduciendo que Lucifer había estado allí desenterrando a Neko y que se lo había llevado. Eso fué más creible que la resurrección por lo que el espanto del sargento fue monumental, allí mismo se acojonó del todo.
Pero tal como habíamos planeado, intervino la mano santera de la Merche: “Eso se arregla con una buena limpia, para acabar con todo el quilombo”, sentenció. Haciendo un extraño gesto con los dedos de la mano, como quien quiere robar algo en el aire.
Don Benito sin pensárselo dos veces, accedió de inmediato para librarse de una vez por todas de las fuerzas malignas que por su casa circulaban. Así pués se procedió de inmediato al ritual.
Empezaba el trecer y último acto de la opereta.

Antes de empezar, la Merche hizo prometer al viejo que haría todo el proceso del ritual, era absolutamente necesario e imprescindible que se aviniera a hacer todo lo que se le ordenaba, por muy raro o extraño que le pareciera, de no ser así, el ritual no tendría efecto alguno. Sobretodo exigía seriedad y formalidad (Esto último lo dijo mirándonos al Bisagras y a mi).

La Merche, solicitó una toalla, que extendió en el suelo del salón de la casa, bajó las persianas y en sus cuatro vértices colocó unas varitas de sándalo humeantes para crear el adecuado ambiente esotérico. Entonces le pidió al viejo que se quedara en paños menores y que se colocara en el centro de la toalla, todo lo que podía llevar era los gallumbos...límpios por supuesto.

Aquí ya empezó el desmadre intracorporal, mi licántropo despertó de sopetón, haciéndome sentar en un sillón, empezando a retorcerme, como quien quiere cagar y no puede. El Bisagras se sentó también, tal vez su cabra interior empezaba ya a dar saltos de alegría dentro de su alma.

Don Benito puntualizó que él no usaba nunca calzoncillos pero que no tenía ningún reparo en quedar completamente en cueros vivos. La mucama se enfadó como una mona y le trajo un bañador para que tapara sus abundantes vergüenzas. Mejor hubiera sido quedarse en pelotas por que el bañador era un ajustado tanga que no le favorecía en absoluto. Pensé que el tanga pudiera ser de la propia mucama. Una vez puesto de pié en la toalla, la bruja Merche sacó de su bolso un botellín que contenía aceite, balsámico según ella y aceitó de arriba a abajo al Don, al que podríamos llamar desde hoy, Don Limpio por lo reluciente que quedó el viejo.

En mitad del aceitado, la mucama desapareció, creo que fue en el mismo instante que la bruja, medio poseida, le pasó la mano por el culo y le dió una casi imperceptible palmadita, cosa que el viejo apreció con una sonrisa. Mientras yo apretaba con toda mis fuerzas mis dientes para no abrir la boca y lanzar una sonora y frenética carcajada. Mis fosas nasales parecían los dos tubos de escape de mi añorada Kawasaki a 220 Km/hora. Estaba bordeando el colapso.

Con unas ramas de laurel en mano, empezó a atizarle al viejo, el cual sufría impasible los fuetazos de la Merche que recitaba como un loro una lista de extraños santos, como San Carcomio, mientras le sacudía de lo lindo. Tuve que ir urgentemente al baño para no mearme encima y tratar de calmar un poco al licántropo con agua fría, que hacía todo lo posible para salir a festejar el evento.
De regreso, la Merche estaba arrodillada invocando raros espíritus, mientras que el Bisagras desencajado lloraba con los ojos cerrados dando saltitos en su sillón, la risa le salía por lo bajinis, en forma de un largo y sonoro pedorrete. Estaba completamente descontrolado. Espeluznante.

El viejo padecía estoicamente todo lo que la bruja le hacía, sin hacer caso del cachondeo que acontecía a su alrededor, parecía estar completamente ensimismado, totalmente inmóvil.
Después del recital, la Merche sacó de su bolso una especie de pipa de la paz india pero agujereada de un extremo al otro. En la cazoleta metió harina o algo parecido y sopló con fuerza contra el viejo que acabó como un boquerón rebozado a punto de ser metido en la sartén. El licántropo ante la alucinante visión se liberó finalmente dando un pavoroso grito cherokee, pero el viejo seguía ajeno a todo.

Acto seguido, con un botellín lleno de aguardiente barato, se dedicó a regar con su boca, la cabeza del sargento farinetti y darle de propina otra tanda de fuetazos de ramas de laurel que a estas alturas del sainete ya habían perdido completamente las hojas. Fue todo un espectáculo de Dominación por parte de la Machete, se le notaba en los ojos que a estas alturas ya estaba salida de madre.

Al Don, sólo le faltaba una gaita y salir desfilando bajo la gloriosa "Scotland the Brave".
Creo que después de eso, no se le acercaría ni el propio Satanás por vergüenza ajena.
Eso si que sería una buena limpia, pero ¿Dónde encontrar una gaita escocesa?.

Finalmente, la Merche le dió dos palmaditas en el hombro y sentenció que el ritual había terminado con éxito total asegurando, no debía ya de preocuparse por nada. El Don había sido limpiado y engrasado, listo para tirar unas cuantas millas más sin problemas.
El padre Carras no lo hubiera hecho mejor. Sólo faltaba que la cabeza del viejo diera media vuelta y preguntara ”Qué cojones me ha echo esta guarra!!”.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/ARBOL_zpsfxtmnxie.jpg)

SALUDOS.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

LA VERDADERA HISTORIA DE CAPERUCITA ROJA
Charles Perrault fue un ilustre funcionario francés en tiempos de Luiis XIV, alias “Luis el Grande” que escribió en sus ratos libres, que debieron ser muchos, 46 obras, mayoritariamente de loas al rey de Francia. Pero también escribió algunos cuentos infantiles, como el “Gato con botas” y la famosa “Caperucita roja” (Le Petit Chaperon rouge ) en 1697.

Caperucita roja era una leyenda que se contaba a las niñas de la campiña francesa de la región del Loira, a modo de advertencia sobre los peligros de alejarse de los poblados y entablar encuentros con desconocidos. En sus orígenes el relato era bastente “gore” digno de un sadomasoquismo medieval.

La Caperucita roja, es una niña que ha entrado en su pubertad, de ahí la referencia del color de la capa, donde su cuerpo y su mente pasa por cambios que la convierten de niña a adulta.
Su madre le da una cesta para que llevara la merienda a la abuelita , que vivía en una casa en el bosque, por que estaba enferma, con la advertencia de que no se saliera del camino (referencia a las normas sociales), que no entrara en el bosque, ni hablara con desconocidos.

Bueno, el cuento ya lo conocéis pero, en el original, la abuelita es descuartizada por el lobo y metida en una gran olla situada en la chimenea. Entra Caperucita y el lobo la insta a comer de la olla por lo que en el original es la propia Caperucita que se come a la abuelita.
Después del festín, el lobo la pide que se quite toda la ropa y que la tire al fuego. Después Caperucita se mete en la cama con él y para que ella no se escape, el lobo la ata a una cadena.
Caperucita muere comida por el lobo, una tragedia.

Charles Perrault suavizó un poco el tema y los hermanos Grimm escribieron una versión más inocente, y con menos elementos eróticos que las publicadas anteriormente. Además añadieron un final feliz para el cuento, tal y como solían tener los cuentos de la época.
Finalmente, de la mano de Walt Disney la convirtió en una película de animación apta para todos los niños, pero cuando yo la vi por primera vez, pasé una noche sin poder dormir tratando de dar respuesta a las preguntas que me asaltaban.

¿Por qué la madre, conociendo los peligros que acechan en el bosque, manda sola a su hija?
¿Cómo el lobo, siendo el dueño y señor del bosque, no ataca a la niña en sus dominios sino que la espera metido en la cama?
¿Cómo se explica que la muchacha no sea capaz de reconocer las diferencias, entre su abuela y una bestia disfrazada?

Ahora de mayor, ya he dado repuesta a estas filosóficas preguntas infantiles.
Llega un momento que los padres han de dar libertad y confianza a sus hijas por que no las pueden tener encerradas siempre en casa.
Bien, el "lobo" como podéis intuir, no es un lobo normal, más bien diríamos que es un licántropo y su parte humana tiende a hacer el amor en casa, en una buena y cómoda cama, con un fuego en la chimenea, que es siempre mejor y más romántico que un biopolvo salvage a cielo descubierto con el culo helado. Además es un licántropo espabilado, sabe que es una ocasión única para "matar dos pájaros de un tiro", a la abuela y a Caperucita. El licántropo es insaciable.
Por otra parte, Caperucita ya es una muchacha picarona que va en busca de los atractivos lobos maduros y peludos y no de los imberbes jovencitos inexpertos. Ya sabéis el dicho: “Donde hay pelo, hay alegría” y el lobo era todo pelo, era como su osito de peluche que jugaba de pequeña. Ahora el osito es más grande y va con alegres y vistosos complementos.
¡Qué manos más grandes tienes!
¡Para abrazarte mejor!

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/CAPERU_zpsuhql3ez7.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

SUPERMAN
Recuerdo aún, a pesar de los años, cuando descubrí a Superman.
Mi padre, los domingos cuando tenía fiesta, después del desayuno y antes de que mi madre me llevara a misa, solía comprar el periódico en una librería que aún existe en Maracaibo. La he visto por Sant Google al que le deberíamos poner dos cirios por lo bien que se porta con nosotros.
Está situada en la esquina de la Av. Bellavista y la calle 77, aparece como “Book Shop“.
Vivía muy cerca de allí y solía jugar con mi bicicleta en la Plaza de la República...hace toda una vida.

Todos los domingos, mi padre me llevaba a la librería y me compraba unos “cuentos” o “tebeos” acordes a mi temprana edad, Mickey, Pato Donald, Popeye, o sea, lectura para enanos, con muchos dibujos y poca letra. Tenía cinco años.
Por suerte, descubrí en un rincón, otra clase de lectura más acorde con mi desarrollo cerebral.
Allí estaban alineados uno al lado del otro, Batman, Superman, Capitán América, el Zorro.
El primero que pedí fue Supermán. Aquel hombre con los calzoncillos rojos por encima de los pantalones me fascinó, además volaba y tenía una fuerza del carajo. Yo no volaba y mi fuerza era más bien escasa, pero una vez me puse los gallumbos por fuera de las pantalones...lástima que mis gallumbos eran blacos y la toalla que usé como capa, también era blanca, así que el intento de emular a mi héroe fue un desastre, sobre todo a la hora de volar, suerte que me dió por saltar desde la cama y no desde un balcón, el “balconing” aún no estaba de moda y además no teníamos piscina.

Superman era un tipo con doble personalidad, se escondía entre los humanos adquiriendo la personalidad de un tímido reportero y cuando le daba la vena, se despelotaba dentro de una cabina telefónica adquiriendo la identidad de Superman. Hoy en día lo tendría crudo por que las cabinas son ya historia. Me pregunto si hoy utiliza otro tipo de “provadores” para su travestismo instantáneo. Me lo imagino dentro de unos lavabos públicos, buscando desesperadamente un cubículo vacío, con la misma urgencia que un prostático, arrancando de cuajo una de esas puertas en las que hay un hombre cagando adentro. Si, lo tiene crudo, las cosas ya no son tan sencillas como antes.

Bueno, la realidad es que en Nueva York no hay aseos públicos (restrooms o WCs) por las calles, pero se pueden usar los servicios que hay en establecimientos públicos, como estaciones, restaurantes, bares, cafeterías, etc... en estos últimos sin necesidad de hacer una consumición. Otro sitio al que acudir es la oficina de turismo, localizada en Times Square (Times Square Visitors Center), allí posiblemente encontraréis a Clark Kent, esperando su turno.

El verdadero nombre de Superman es Kal-El (Kalel) que en hebreo significa “la voz de Dios” por que Jerry Siegel y Joe Shuster, los creadores de Superman, eran judíos y su historia, guarda muchos paralelismos con la de Moisés...pero para mi, lo seguro es que el “Hombre de acero” era un gay encerrado en su armario, tenía todas las características. Recordemos que eran los años 40/50 y ese tema era más que tabú en aquella sociedad. Una de las claves era que no había forma de que se cepillara a Luisa Lane, la supuesta novia...además, vestido con esas mallas... tu dirás!!

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/SUP1_zpslvbwmhty.jpg)

Saludos y buenas vacaciones a todos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

JACK
En estos momentos estoy destripando una impresora para recuperar algunas piezas que las reciclaré para dar forma a un proyecto que tengo en mente. Me estoy poniendo de tinta hasta las cejas a pesar de todo el cuidado y la atención que pongo en la operación. Mientras desguazo a mi víctima, se me cruza por la mente el asesino en serie más famoso de todos los tiempos: Jack el destripador.
La sugestiva idea, despierta mi dormido licántropo y entablamos un diálogo sobre el tema.
Interesante tema para el retorno de las vacaciones, ¿No te parece?.

En 1840, la economía inglesa sufrió una fuerte revolución industrial cuyo efecto fue la necesidad de mano de obra barata. En 1845, la cosecha de patatas, que se había convertido casi con exclusividad en el único alimento de la gran mayoría de la población irlandesa, fue sistemáticamente destruida por una plaga de parásitos.La población más humilde se vio privada de su principal y casi único alimento, lo que acabó provocando una hambruna de proporciones catastróficas, conocida como la Gran Hambruna.

La emigración se convirtió en una cuestión de vida o muerte y se produjo un éxodo masivo de población irlandesa que.llegaron a Inglaterra y se asentaron en sus principales ciudades. Entre los sitios ocupados estaba el East End de Londres, que desde 1882 comenzó a recibir también a refugiados judíos del este de Europa y de la Rusia imperial.

La sobrepoblación comenzó a tener consecuencias en sectores del East End que antes habían sido prósperos como Whitechapel, en donde el nivel de desempleo y personas sin refugio aumentó considerablemente. Una parte importante de la población vivía en extrema pobreza. Problemas como los robos, la violencia, el alcoholismo y la prostitución se volvieron cotidianos.
La Policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard) calculó que había 62 burdeles y 1200 mujeres que trabajaban en dichos sitios, tan sólo en Whitechapel, barrio que comenzó a cobrar una mala fama por la inmoralidad de su comunidad.

En Whitechapel, entre el 3 de abril de 1888 y el 13 de febrero de 1891, fueron cometidos once asesinatos de forma violenta que fueron atribuidos al notorio asesino en serie aún no identificado, conocido como Jack el Destripador.

De las once víctimas que Scotland Yard atribuye a Jack, sólo cuatro, Nichols, Chapman, Eddowes, y Kelly, sufrieron mutilaciones abdominales, por lo que mi teoría ( en contra de lo que piensa mi licántropo) es que el periodísticamente conocido por Jack el Destripador, sólo cometió esos cuatro asesinatos amén de una quinta mujer no identificada cuyo cuerpo fue desmembrado y partes de su cuerpo nunca fueran halladas, pero la causa exacta de su muerte no está clara.

Puedo estar de acuerdo con la teoría que un asesino en serie empieza con asesinatos simples, ejecutados de forma impulsiva, precipitada y chapucera pero, éste no es el caso.

Mary Ann "Polly" Nichols, de 43 años de edad, la tercera víctima de Jack según Scotland Yard y para mi la primera víctima de Jack, fue asesinada aproximadamente hacia las 3:00 horas de la madrugada del 31 de agosto de 1888 y encontrada delante de una puerta del Buck's Row (Durward Street), una calle de Whitechapel, a unos 150 m del hospital de Londres.

Su garganta había sido cortada (para inutilizar la cuerdas vocales) dos veces (inseguridad por parte de Jack) de izquierda a derecha (Jack no era zurdo), varias incisiones profundas en el abdomen, y tres o cuatro cortes similares en el lado derecho, fueron causadas por el mismo cuchillo utilizado de forma violenta y con trayectoria descendente (por lo que la víctima tendría que estar ya caida en el suelo). El cuchillo usado debía de ser de grandes dimensiones por la profundidad de los cortes.

Annie Chapman de 48 años de edad, fue asesinada el 8 de Septiembre de 1888 hacia las 5:30 de la mañana, en el patio trasero cerrado de una casa ocupada por dieciséis personas, ninguno de los cuales había visto u oído nada en el momento del asesinato. Annie Chapman fue degollada como Mary Ann pero esta vez con un solo profundo corte de izquierda a derecha. El instrumento utilizado en la garganta y el abdomen era el mismo. Debe haber sido un cuchillo muy afilado con una hoja estrecha delgada, y debe haber sido por lo menos de 6 a 8 pulgadas de largo (15,24 a 20,32 cms.) parecida ala que usan los matarifes o una bayoneta y tengo entendido que también se utilizaba un instrumento parecido para las disecciones post mortem.

El abdomen había sido totalmente abierto: los intestinos, separados de sus ataduras mesentéricas, habían sido extraídos y colocados sobre el hombro de la víctima; en la pelvis, el útero y sus apéndices con la parte de arriba de la vagina y los dos tercios posteriores de la vejiga habían sido totalmente extraídos, los cortes eran limpios, evitando el recto, y dividiendo la vagina de forma que se evitó cualquier daño a la cerviz uterina. Obviamente es el trabajo de un experto- al menos, de alguien que tenía los suficientes conocimientos de anatomía como para extraer los órganos pélvicos con un golpe de cuchillo.La forma en que el cuchillo fue usado parece indicar un buen conocimiento de la anatomía.

Por lo que se ve, en el primer asesinato Jack no tuvo tiempo sificiente de hacer su "trabajo" por encontrarse en plena calle y ser su primer crimen. Esta vez, resguardado en un patio vallado, a pesar de la poca luz existente, Jack es capaz de trabajar como un cirujano, por lo que descarto la posibilidad de que fuera un matarife, incluso de un experto matarife judío que a causa de su religión son muy hábiles en diseccionar animales. Jack era médico, tal vez cirujano o forense.

Catherine (Kate o "Mary Ann Kelly" ) Eddowes de 46 años de edad, asasinada a la 1:45 de la noche del 30 de septiembre de 1888 en la esquina sur de la Plaza Mitre.
La garganta estaba cortada, unas seis o siete pulgadas. Un corte superficial empezaba a una pulgada y media bajo el lóbulo inferior, y unas dos pulgadas y media detrás de la oreja izquierda, y se extendía por la garganta hasta tres pulgadas bajo el lóbulo de la oreja derecha.
El músculo de la garganta fue dividido en el lado izquierdo. Los vasos sanguíneos mayores en el lado izquierdo del cuello fueron cercenados. La laringe fue seccionada bajo las cuerdas vocales. Todas las estructuras profundas fueron seccionadas hasta el hueso, marcando el cuchillo los cartílagos intervertebrales. Una vez en el suelo, el "trabajo" se hizo desde el lado derecho del cuerpo, arrodillado hacia la mitad del cuerpo.

Según el informe del mérdico forense: "El perpetrador del acto debe tener un considerable conocimiento de la posición de los órganos en la cavidad abdominal y la forma de extraerlos. Requirió una buena dosis de conocimiento médico haber extraído le riñón y saber dónde estaba situado. Las partes extraídas no serían de utilidad para ningún propósito profesional".

Bueno, sólo describo estos tres casos, moderando en lo posible, los informes forenses para que nadie se maree pero esenciales para comprender los hechos. El que le apetezca ampliar la información, y tenga interés, en internet hay mucho para leer, en cuanto a libros... hay numerosos libros y publicaciones que tienen que ver con el misterio de Jack el destripador, sin teorías sobre su identidad (que son los mejores) tales como:
The Complete Jack The Ripper, por Donald Rumbelow. Jack el Destripador: Los hechos sin censura, de Paul Begg; y The Complete Historia de Jack El Destripador, por Philip Sugden. Un excelente libro de referencia es el de Jack El Destripador AZ, por Paul Begg, Martin Fido, y Keith Skinner. Una Bibliografía y revisión de la literatura, por Alexander Kelly, es el libro más completo publicado.

En cuanto a libros que describen una teoría sobre la identidad de Jack, está: Jack el Destripador: La Solución Final, por Stephen Knight, que fue un éxito mundial puesto que Knight Knight tuvo acceso a los archivos secretos de la policía al escribir su libro y el último interesante es; El primer asesino en serie estadounidense, por Stewart Evans y Paul Gainey, que presenta una teoría de que los asesinatos fueron cometidos por el médico americano llamado Dr.Francis Tumblety. Teoría la cual estoy completamente de acuerdo.

Por otro lado, si tienes la oportunidad de ir a Londres, no dejes de visitar el pub Ten Bells en Commercial Road. Este pub estaba en funcionamiento durante los asesinatos del Destripador. Una de las víctimas, según testigos, fue vista por última vez bebiendo allí, en la noche de su asesinato. El pub cuenta con una exposición de los distintos sospechosos, así como una lista gigante de las víctimas. También se venden en el pub, "souvenirs" de Jack el Destripador.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/JACK_zpsdvpzvu3q.jpg)

Saludos

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Imagen de johnny

RETORNO
En toda hitoria que se precie, siempre hay un retorno, un volver a empezar eterno y repetitivo.
Nietzsche, en su obra "Así habló Zaratustra", plantea que no sólo son los acontecimientos los que se repiten, sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, en una repetición infinita e incansable y eso es lo que está pasando con Don Benito y su maldito gato.

No sé lo que ha pasado durante estos días de ausencia durante las vacaciones, pero me he encontrado al Don con ganas de ajustarle las cuentas al gato y exterminarlo de una vez por todas. Parece que el remedio "magico" que le suministró la Machete ha tenido un efecto más bien escaso y limitado en el tiempo. Tal vez nos pasamos con el sainete montado y el rapto del tal Neko por parte de Lucifer fue demasiado fuerte para el viejo.

Lo encontré por la mañana en el paseo, sentado a la fresca sombra de un árbol y me fue desembuchando todas sus contrariedades como si yo fuera su cura confesor. Por educación fui asintiendo con la cabeza todo el tiempo, acompañado de vez en cuando por un breve "Yá" o un "Ajá" consolador, para que creyera que seguía su relato con atención e interés.

La confesión empezó de manera laica, sin un Ave María purísima que nos hubiera facilitado la introducción, sentados en un banco de piedra que al rato se convirtió en nuestra penitencia por su dureza. Don Benito me reveló que desde Mayo tenía un pescador del puerto que le suministraba las preciadas caracolas, las cuales pagaba a precio de oro. Sin embaro sus efectos iban mermando pese a aumentar la dosis de ingesta del calduflo por mi ideado.
La relación con la mucama se había enfriado y todo el desaguisado lo imputaba a la obsesión que tenía por Lucifer. "Ya no trempo y ese jodido gato tiene la culpa, se pasa el rato mirandome a través de la ventana y Dios sabe lo que habrá hecho con Neko y lo que pensará hacerme" decía. "Cuando estoy tumbado en la hamaca del jardín, noto su mirada aún que no sepa dónde está"

¿Cómo decirle al viejo, que su poca fortaleza es normal a su decrépita edad?
¿Cómo decirle al viejo, que el poco "afecto" de la mucama se debe a la llamada de atención que la dió Ramoncín a la señora durante la verbena de San Juan?
¿Cómo decirle al viejo, que un gato no piensa, ni elabora venganzas?
¿Cómo decirle al viejo que el gato no tiene la culpa de nada...bueno, de casi nada?.
El gato sólo tiene la culpa de ser mal parido, tener mala leche y gustarle las serenatas.

Me comenta el Don, que se encontró en el mercado, con la loca vecina que tiene acogido al demonio y aprovechó el viejo para preguntarle por sus gatitos. La loca habló por los codos dando un informe detallado de la situación. Parece ser que Lucifer es muy celoso y ha impuesto sus normas en la casa, al otro gato lo tiene acojonado, sólo hace lo que Lucifer le permite.

"Lucifer siempre es el primero en todo" le comentó la loca. "El primero en levantarse, el primero en comer y el primero en salir". "¿Salir?" le preguntó el Don. "Si, le dejo salir todas las noches porque en casa hace calor y además me destroza la puerta a base de arañazos si no le dejo salir, a si se desahoga el pobrecillo, que también tiene derecho" comentó la loca.

Don Benito ha descubierto la suelta nocturna del demonio por el barrio y ya está pensando otra vez cómo deshacerse del diablo. En este punto y antes de que me liara, me levanté, entre otras cosas por el dolor de culo que me daba el pétrido banco y corté el relato del viejo por lo sano alegando falta de tiempo. Me alejé lo más rápido posible, como si el viejo tuviera la peste, antes de que me embaucara en otra desaventura. Esto es como "El día de la marmota". Vade retro, Satana.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/LUCIFER2_zpsf8p822wh.jpg)

Saludos.

IMAGE(http://i569.photobucket.com/albums/ss132/jrocaesc/MOSKI2_zpsoerzthco.jpg)

Páginas